Las 1.300 utopías de los palomares leoneses


del campo al museo etnográfico

Las 1.300 utopías de los palomares leoneses

Irma Basarte realiza el inventario más completo y actual de las ‘casas rurales’ de las palomas y hace un llamamiento a su conservación y protección para salvar un patrimonio de origen ancestral muy arraigado en la provincia de León .

 

ana gaitero | león
Lo que empezó como una nota utópica en su blog se ha convertido en el inventario más completo de palomares leoneses. Una obra con la que ha pateado León en los últimos siete años y que, a falta de un 10% de trabajo de campo, ha anotado la existencia, en pie o a punto de la ruina, de 1.300 ejemplares a lo largo y ancho del territorio provincial.

Es la primera fase de un ambicioso trabajo que incluye «grabar a los paisanos», recoger los testimonios de los propietarios más antiguos para conservar la memoria de lo que significaron estas ancestrales construcciones en las economías agrarias locales. Falta el tiempo y los recursos porque todo lo que ha hecho Irma Basarte Diez, fundadora de la Asociación de Amigos de los Palomares de León, ha salido de su tiempo libre y de su esfuerzo personal. «Nadie me ha subvencionado nada, pero no tengo problema», aclara.

Los palomares salieron de ‘La utopía del día a día’, nombre de su publicación en Internet, para convertirse en utopías esparcidas por toda la provincia. La publicación de Santiago Díez Anta, un ingeniero agrónomo que se interesó como nadie en León por los palomares, fue su guía inicial. «Jesús Celis, del ILC, fue quien me habló de don Santiago».

«Al pasar junto a estas joyas de la arquitectura popular leonesa, obsérvenlos con atención porque tal vez estén contemplando los últimos palomares de esta provincia», escribió el ingeniero hace casi tres décadas. «Falta un estudio y catalogación de los palomares», alertó. Anta realizó un inventario básico por pueblos y comarcas, del que se desprende que había entre 1.400 y 1.500 palomares en casi 300 pueblos de la provincia localizados sobre todo al sur de la capital y en las comarcas de Astorga, La Bañeza, La Cabrera y el Bierzo.

No obstante, también localizó ejemplares curiosos en Omaña, como el palomar de Bonella. Este es uno de los favoritos de quien sigue sus pasos 35 años después. «Es el pueblo de mi madre», señala Irma Basarte Diez, la utópica que se ha convertido en la defensora de los palomares leoneses, arropada en su momento por la etnógrafa Concha Casado Lobato (León. 1920-2016), que aceptó ser presidenta de honor de la asociación.

«Concha Casado además de ser defensora de la arquitectura popular, impulsó la restauración de los palomares de Cabrera», añade, a través de la Asociación de Amigos de La Cabrera. Los palomares cabreireses son de los más pequeños de la provincia y además de su forma circular destacan por su adaptación a la topografía, al estar construidos sobre laderas. Destacan sus tejadillos de pizarra negros sobre las construcciones pintadas de blanco.

Por el trabajo de Basarte se sabe que el palomar más antiguo de la provincia, que esté fechado, es el del monasterio de Carracedo, fechado en 1769. O que el más alto está en Mansilla de las Mulas y destaca por su torre de diez metros. Y que el más grande es uno que aún se conserva en Villacelama, con un cuerda o perímetro de 55,8 metros.

La mayor parte son de barro, hechos de tapial y adobe, pero también los hay de piedra y alguno hay que es de ladrillo. En cuanto a las formas, las hay muy variadas: circulares con o sin patio, rectangulares con o sin patio, cuadrados y poligonales, como el octogonal de Reliegos.
Muchos están coronados por troneras o sus tejados aparecen decorados con pináculos, cenefas o filigranas, o bien presentan formas que recuerdan a las construcciones orientales, como las pagodas chinas. Se cree que estos detalles son influencias del gusto por lo oriental que se propagó en España durante el siglo XIX.

La existencia de los palomares en León data, como mínimo, de época romana pues puede que ya los astures practicaran la cría de palomas. En este sentido Díez Anta, señala que Plinio a su paso por estas tierras del noroeste peninsular se sorprendió por la «existencia de torres y atalayas de barro de gran antigüedad» que bien pudieran ser palomares.

Los palomares llegaron a tener tal importancia, pero a la vez eran tan vulnerables al saqueo, que el rey Enrique IV concedió una ley para protegerlos en las Cortes de Castilla y León celebradas en Salamanca en 1465.Eran propiedad de los más pudientes.

La cría del pichón, que tuvo un valor gastronómico en España hasta finales del siglo XX, no era el único recurso que se obtenía del palomar. Además, estaban la palomina, que se usaba como abono para las tierras, y el plumón, que también tenía salida como relleno de almohadas, entre otras cosas. Riqueza inmaterial son los topónimos, vocablos y descripciones asociados a estas construcciones.
La despoblación, las concentraciones parcelarias y el cambio de los usos agrarios (las cosechadoras se llevan todo lo que antes era aprovechado en las tierras para las palomas y el uso de fertilizantes) además de la amenaza de las escopetas que ya denunció Santiago Díez Anta, han dejado los palomares sin sus milenarias habitantes y las construcciones, que requieren cuidados constantes, al albur de las inclemencias y del paso del tiempo. Para conservar este patrimonio Irma Basarte ve necesario que las ayudas del Instituto Leonés de Cultura para la conservación del patrimonio se abran a particulares porque, tal y como están, «sólo pueden optar a ellas juntas vecinales o ayuntamientos y los palomares en el 99% de los casos son de propiedad particular», precisa.

Sólo el palomar de Carracedo, recientemente restaurado con una donación de 24.000 euros de un matrimonio holandés a la Asociación de Amigos de los Palomares, y el del monasterio de Sandoval, cedido por 25 años a la junta vecinal de Villaverde de Sandoval, en el municipio de Mansilla Mayor, «pueden optar a estas ayudas con la normativa actual», precisa.

Así se lo espetó al presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, al inaugurar la exposición Palomares de León. Utopía en camino compuesta de fotografías, maquetas, unos nidales de adobe trasladados ad hoc y la reproducción del interior de un palomar, a modo de laberinto, que acoge el Museo Etnográfico Provincial hasta el 27 de junio.

Irma Basarte decidió invertir en estas fotografías los 1.500 euros del premio Palacio de Canedo a la restauración del patrimonio del Bierzo por la recuperación del palomar de Carracedo, que concedió a la asociación la Fundación Prada a Tope el año pasado. El palomar, que estaba en el limbo en cuanto a propiedad, ha pasado a ser patrimonio municipal. Ahora el Ayuntamiento de Carracedelo se ha comprometido a conservarlo y a que esté habitado por palomas.

Utopía tras utopía, ahora su reto es que cada uno de los 1.300 palomares que se conservan en León, algunos en franca ruina, sean restaurados y vuelvan a ser repoblados por parejas de palomas. «Dicen que la carne de pichón es exquisita y si los restaurantes se involucraran podría ser un revulsivo para volver a repoblar palomares. En Palencia ya hay restaurantes con el pichón como plato estrella», afirma.

Ella y su pareja, Miguel Pastrana Bermejo, pieza clave en la asociación y en el proyecto, también han querido poner su granito de arena a la conservación de los palomares. «Compramos uno en Santas Martas, lo restauramos y tenemos algunas parejas de palomas. Estamos muy orgullosos», comenta.
«Su exclusión del actual sistema de producción y mercado ha dado como resultado un generalizado deterioro de su estado de conservación, por lo que esta seña del paisaje se está viendo abocada a su desaparición de no ser por las utopías», comenta José Ramón Ortiz, director del Museo Etnográfico Provincial.

La exposición pretende sensibilizar a la población y exigir a los poderes sociales su conservación y restauración como «seña de identidad cultural y paisajística popular, de elementos no sólo de valor funcional sino patrimonial, histórico y cultural como son los palomares tradicionales de León», señala Ortiz.

A la exposición no le falta un toque lúdico, con el laberinto de nidales, y un guiño al palomar que fue la famosa ‘Mezquita de Ben-i-Mea’ en el corazón de León.

Publicado en el Diario de León

Irma Basarte10.-

 

El día de los museos



Las actividades se multiplican este jueves para celebrar el Día Internacional de los Museos, que tendrá su prolongación el próximo sábado en la Noche de los Museos con horarios más flexibles y programas especiales
Los museos de la capital y la provincia se visten este jueves ‘con sus mejores galas’ para celebrar su Día Internacional, que tendrá el próximo sábado su prolongación en la Noche de los Museos, que permitirá a los visitantes acudir en un horario diferente y ser partícipes de una programación especial.

Así, los museos dependientes de la Concejalía de Cultura, Patrimonio y Turismo del Ayuntamiento de León abrirán ese día hasta la una de la madrugada, tal es el caso de la Fundación Vela Zanetti, el Palacio del Conde Luna, el Centro de Interpretación del León Romano (Casona de Puerta Castillo) y la sala de exposiciones del Consistorio de San Marcelo. En algunos de ellos habrá actividades especiales, como la visita teatralizada ‘De Civitate Legio’ a las 22:00 horas en Puerta Castillo, su homóloga ‘Los protagonista del Reino’ a las 20:30 horas en el Palacio del Conde Luna, además de espectáculos musicales a las 19:00 y 23:00 horas, y un filandón y canciones a las 20:30 horas en San Marcelo.

El Musac celebra este jueves el Día Internacional de los Museos con una visita guiada (13:00 horas) al montaje de la exposición ‘Vacío perfecto’ que se inaugura este sábado, la proyección del documental ‘William Kentridge. Triunfos y lamentos’ (19:00 horas) y el espectáculo de poesía y danza ‘Alteridad’ a cargo de la compañía de artes escénicas Emesis colectiva creada en 2016 por Ángel Zotes y Ruth Oblanca.

El Museo de León presenta como exposición estrella ‘La mirada contemporánea’, que reúne fondos de la Colección Abanca sobre relevantes artistas de la segunda mitad del siglo XX, además del comentario de alumnos de arte de la ULE sobre tres piezas artísticas custodiadas por el museo.

Por su parte, La Fábrica de Luz de Ponferrada propone a las 11:30 horas la charla ‘La restauración de papel, el trabajo invisible’ a cargo de José Antonio Hernanz, restaurador del Instituto de Patrimonio Cultural de España.

La Diputación Provincial también se suma a esta efemérides programando una serie de actividades en el Museo Etnográfico Provincial que incluye un taller didáctico escolar de 12:00 a 14:00 horas a cargo de la monitora cultural del museo, una visita de puertas abiertas a sus instalaciones que dará comienzo a las 17:00 horas y que irá seguida de una visita guiada a su exposición permanente. Un busto de Concha Casado modelado por Charo Acera será la pieza del mes.

El sábado continuarán las actividades con una nueva jornada de puertas abiertas, talleres didácticos, una visita guiada a la exposición temporal ‘Palomares de León. Utopía en camino’, la conferencia de Luis Grau ‘Antropología y museos etnográficos: en una tierra de nadie, en una tierra de todos’ y un concierto. 

Noticia publicada en La Nueva Crónica
 
Irma Basarte10.-

El palomar de Carracedo es noticia en la prensa holandesa #SalvemosLosPalomares


El palomar de Carracedo y su restauración se hace eco en la prensa holandesa. Dice el refrán que nadie es profeta en su tierra.

Cada día tengo más claro 
que hay muchas razones para creer en la UTOPÍA

Irma Basarte10.-

Inaugurada la rehabilitación del palomar de Santa María de Carracedo, el más antiguo de la provincia

2017042901_Inaugurada la rehabilitación del palomar de Santa María de Carracedo, el más antiguo de la provincia from Bierzotv on Vimeo.

Pincha sobre el cuadro donde pone "Ver en Vimeo" para poder ver el vídeo.

Aunque fue rehabilitado en el año 2015, (la restauración se terminó en marzo de 2016) hasta ahora no se había podido contar con la presencia de la familia Loman para su inauguración, los benefactores holandeses que donaron 30.000 euros (fueron 24.000 euros) para poner en valor el palomar más antiguo de la provincia datado en 1769, el del monasterio cisterciense de Santa María de Carracedo. 

La placa que se ha descubierto refleja que la restauración está realizada en memoria de Fernando Morillo, con el que los Loman tuvieron relación cuando éste emigró a Holanda para enviar dinero a su familia en España y con el que compartieron su pasión por las palomas. 

El palomar estaba prácticamente derruido y para su puesta en valor el Ayuntamiento de Carracedelo tuvo que resolver primero la indefinición de su propiedad, fruto de la Desamortización de Mendizabal. La rehabilitación realizada en el mismo recibió en el 2015 (el Premio lo recibimos en el 2016) el primer premio Palacio de Canedo a la Recuperación de Construcciones en el Bierzo.

Fue la asociación de Amigos de los Palomares de León la que sugirió a los Loman invertir en la recuperación del palomar de Santa María de Carracedo, probablemente uno de los más significativos de los 1.300 que hay en la provincia.
La Presidenta de la Asociación pide la implicación de los leoneses para recuperar estas edificaciones que fueron introducidas en la península por los romanos y que fueron de gran relevancia en monasterios y cenobios medievales, pues la carne de las palomas estaba considerada como menos contaminada por ser de aves volátiles.

Noticia publicada en Bierzotv

Irma Basarte10.-

Aire holandés para el palomar más antiguo

fechado en 1769

Aire holandés para el palomar más antiguo

El entorno del Monasterio de Carracedo recupera un edificio anexo gracias a la contribución de un matrimonio neerlandés.

En el dintel de su entrada sigue figurando grabada la fecha de 1769. Pocos metros más allá, un monolito recoge otra fecha, mucho más actual —la del año pasado, cuando finalizaron las obras de restauración—. Y junto a ella, los nombres de los dos benefactores que han propiciado su nuevo alumbramiento: Ruud y Hanneke Loman. Dos fechas que marcan la historia del palomar del monasterio de Santa María de Carracedo hasta el punto de convertir este recinto en, por un lado el palomar fechado más antiguo de la provincia de León, y, por el otro, un ejemplo de la recuperación de la arquitectura popular —esfuerzo que le ha hecho merecedor del galardón del Palacio de Canedo a la recuperación de construcciones en el Bierzo—.

Un esfuerzo que no hubiera sido posible sin la generosidad del matrimonio holandés que donó más de 25.000 euros (en realidad fueron 24.000 euros) para poder recuperar este vestigio de la historia del monasterio de Carracedo. «Ahora yo puedo cerrar un círculo en mi vida. Puedo venir a este lugar y recordar mi pasado», señaló ayer en Carracedo, Ruud Loman, un ingeniero químico ya jubilado, que reconoció ayer la fascinación que siempre ha tenido por las palomas. Tal es así que no dudó en aportar los fondos necesarios para esta recuperación.

«Desde el Ayuntamiento de Carracedelo quiero agradecer la colaboración, pero también los lazos afectivos y personales, del matrimonio formado por Hanneke y Ruud Loman», destacó el regidor de Carrracedelo, Raúl Valcarce, quien recordó los «problemas jurídicos que había con la indefinición de la propiedad fruto de la desamortización de Mendizabal, que imposibilitaba al ayuntamiento a destinar recursos porque el informe de la Secretaría era negativo». Eso ahora ya forma parte de la historia del palomar más antiguo de León. Un palomar circular rematado por una cubierta de pizarra y madera en cuyo interior alberga los nidales, donde ya hay ‘alojadas’ cuatro parejas de palomas.

Por su parte Irma Basarte, de la Asociación de Amigos de los Palomares de León, desveló que el contacto con el matrimonio holandés se produjo «a través de internet. Vieron que estábamos haciendo un inventario de los palomares y querían restaurar desde el principio un palomar y elegimos éste que es el más antiguo de la provincia», a la vez que destacaba que «se ha hecho realidad una labor que parecía utópica al principio, pero se ha conseguido».

En cuanto al trabajo de inventariado de los palomares de la provincia de León, la asociación tiene en estos momentos «contando ruinas y restos, aproximadamente 1.300 palomares inventariados, y nos faltaría un 10% para dar por terminada la primera fase», señaló Basarte, lanzando un llamamiento a la «concienciación por recuperar nuestro patrimonio, pues aunque está muy bien que los holandeses nos hayan echado una mano, pero somos los leoneses los que tenemos que seguir en esa labor». En el caso del Bierzo, la cifra de palomares supera los dos centenares. «Hay muchos, parece que sólo es Tierra de Campos, pero aquí por los Oteros ves que casi hay más que por aquella zona».

Noticia publicada en el Diario de León

Irma Basarte10.-

 

La utopía de adobe

La Diputación pondrá en marcha una línea de ayudas destinadas a la rehabilitación de palomares en la provincia | El Museo Etnográfico de Mansilla de las Mulas muestra la exposición 'Palomares de León. Utopía en el Camino'

De distintas alturas, formas, y tamaños, los palomares componen parte del paisaje tanto real como sentimental de la provincia leonesa. Un patrimonio que ahora se exalta en el Museo Etnográfico de Mansilla de las Mulas, donde se pone de manifiesto el valor de estas construcciones. Ahora, la caída en su uso ha provocado que muchos estén en ruinas, una situación que la Diputación quiere evitar. 

Por ello, Juan Martínez Majo ha anunciado en la presentación de la muestra que la institución provincial está trabajando en la puesta en marcha de una línea de ayudas destinadas a la recuperación de los palomares de la provincia, también los que pertenecen a titulares privados «porque en muchos casos son familias las que poseen este tipo de construcciones y, si dejamos que se destruyan, dejaremos que se acabe con una parte de nuestro patrimonio muy especial, con lo que intentaremos que se convoquen lo antes posibles», afirmó.

El presidente de la Diputación ha sido el encargado de inaugurar en el Museo Etnográfico Provincial de Mansilla de las Mulas la exposición temporal `Palomares de León. Utopía en el Camino´, producida por el Museo en colaboración con la Asociación de Amigos de los Palomares de León, que se podrá visitar hasta el próximo 27 de junio. 

La muestra está comisariada por Irma Basarte, presidenta de la Asociación de Amigos de los Palomares de León; Adelina Martínez, guía cultural del Museo y José Ramón Ortiz, su director. La misión no es otra que la de difundir este tipo de construcciones tradicionales para sensibilizar sobre la conservación y protección de los más de 1.300 palomares existentes aún en la provincia León, la documentación realizada por la Asociación y el Museo de la Diputación.
En esta exposición, se muestran los resultados la investigación que se ha llevado a cabo de forma conjunta, con el objetivo de tomar conciencia sobre la identidad cultural y paisajística que representa este ítem tradicional y popular, ya transformado en un elemento con valor, no solo funcional, sino también patrimonial, histórico y cultural, tanto material como inmaterial. La muestra se ha realizado utilizando diversos recursosm, tanto los que ya existían en el Museo y los recogidos por la Asociación, como los análisis que se han llevado a cabo en los últimos tiempos.

Además de paneles explicativos, video proyecciones, montajes fotográficos y dioramas o colaboraciones visuales, gráficas y literarias, se han incorporado las piezas de la colección de maquetas de palomares leoneses con la que cuenta la Diputación, que fueron una donación del artesano especialista José Antonio Carbajo, de los 15 tipos formales y materiales representativos de la geografía provincial.

La utopía de adobe from Leonoticias Diario on Vimeo.

Noticia publicada en Leonoticias.com

Irma Basarte10.-

 

Irma Basarte: "No sabemos querernos, ni valorar lo que tenemos"

‘Palomares de León. Utopía en Camino’ es la muestra sobre palomares que este jueves se inauguró en el Museo Etnográfico de Mansilla de las Mulas
Irma Basarte o Irma ‘La utópica’ convivió este jueves con otras dos nuevas utopías que están a punto de ser realidades. De un lado con la presencia del matrimonio holandés —Ruud y Hanneke Loman— que ya han hecho realidad alguna de ellas y de otro con la del presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, que anunció «la puesta en marcha de una línea de ayudas destinadas a la recuperación de los palomares de la provincia, también los que pertenecen a titulares privados porque en muchos casos son familias las que poseen este tipo de construcciones y, si dejamos que se destruyan, dejaremos que se acabe con una parte de nuestro patrimonio muy especial, con lo que intentaremos que se convoquen lo antes posible».

El lugar donde coincidían era el Museo Etnográfico Provincial de Mansilla de las Mulas para la inauguración de la muestra ‘Palomares de León. Utopía en Camino’, con fotografías de la citada Irma Basarte, además de paneles explicativos, vídeo proyecciones, montajes fotográficos y dioramas o colaboraciones visuales, gráficas y literarias, se han incorporado las piezas de la colección de maquetas de palomares leoneses con la que cuenta la Diputación, que fueron una donación del artesano especialista José Antonio Carbajo, de los 15 tipos formales y materiales representativos de la geografía provincial.

Se mostraba Se mostraba ilusionada Basarte, quien señalaba que «este espacio me parece el lugar idóneo para empezar el camino. Creo que aquí, en el Etnográfico, los palomares están en el lugar donde tienen que estar, ya que ellos también forman parte de la historia de los leoneses».

Sobre la presencia del matrimonio holandés de Hanneke y Ruud Loman, que esta misma semana recibirán el premio de arquitectura popular que concede Prada a Tope por la restauración que han financiado en el palomar que está a la sombra del monasterio de Carracedo, Basarte reconoció la alegría que para ella supone que estuvieran en el acto —acompañados de otros dos amigos más holandeses y un ruso— y añadió que «simplemente son ese tipo de gente que merece la pena encontrarse en este ‘camino’: el de la vida».

Este jueves era un día de reconocimientos para Irma Basarte y la Asociación de Amigos de los Palomares de León pero son muchos los años que ‘la utópica’ lleva en esta batalla y reconoce que ya le ha pasado «un poco de todo, ratos buenos y ratos malos, pero sigo creyendo en ‘mis’ utopías». La parte más agradable es comprobar como «poco a poco he conseguido sensibilizar a la sociedad leonesa a través del blog de La utopía del día a día (http://unmundofeliz-irma.blogspot.com.es/) pero soy consciente de que falta mucho por hacer, pues las instituciones son menos receptivas, aunque hoy el presidente nos ha sorprendido con su anuncio de ayudas».

Después de muchos años recorriendo la provincia y documentando palomares ya son «aproximadamente 1300 los palomares que hemos documentado, contando ruinas y restos, pero diría que falta aproximadamente un 10% por catalogar». Son pocos pero ya tiene otra utopía en mente: «Quiero grabar a los paisanos y que me cuenten de primera mano su relación con los palomares».

Como tiene un lamento, ya viejo en ella:«Que no sabemos querernos, ni valorar lo que tenemos». 
Noticia publicada en La Nueva Crónica de León
Irma Basarte10.-