Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

Diario palomero 9 por García Trapiello

CORNADA DE LOBO GARCÍA TRAPIELLO
25/07/2019


Mantiene su rutina el nido de torcaces en nuestro balcón. Es tan pasmosa la velocidad de engorde de los pichones, que Nuria -nuestro querido «cuerpo represor municipal»- pensaría ya en cazuelas, arroces o estofados como buena mayorguina que es en su cuna de palomares.

21 de julio: ¿Será la infancia la verdadera patria de las palomas lo mismo que lo es para el hombre?, porque la de estos pichones es infancia radicalmente distinta a la que hubieran tenido en su destino milenario de pinares o encinares donde la noche es un oscuro manto de silencio y sospecha y el día puro estrés y presencias depredadoras, mientras que aquí trasnochan seguras aunque rujan ajetreos y ritmos de centro de ciudad... y sus músicas, botellones, algarabías, destellos, coches, luces, sirenas, teles que predican por las ventanas abiertas del verano... sin contar las coplas y silbos que les susurramos. Asumen que así es el mundo... y urbanas son. Qué remedio. O qué felicidad. Esta suya es la nueva vida que sueña todo emigrante: aquí no hay miedo, hay campo cerca para el papeo y tienen el nido sobre tierra regada, fresquita, que es como gozar de aire acondicionado en estas caloras... sin olvidar el vicio que han cogido al nebulizador que les soplo cuando aprieta la caló y abren el pico asfixiadas; ah, y que se acuestan entre un toldo de hortensias y un cipresito a la espalda. Cinco estrellas.

22 de julio: El tiesto es muy estrecho y ya se les ve bien crecidas las alas y el timón. Un pichón salta a la contigua barandilla del balcón. Ah, carallo, ¡gran descubrimiento!; ahí puede hacer estiramientos o batir alas sin dañar plumas con las ramas. En fin, que hasta gimnasio tienen en este su pisito de okupas. Pregunta: ¿es biológicamente correcta la decisión de estas palomas de hacerse sedentarias y urbanas?... ¡chi lo sa!... pero sobreviven fácil, se multiplican y ese es el éxito de toda especie.

24 de julio: Saludo a los pichones: ¡Santiago y cierra España!... y se agazapan. Están pez en fiestas «nacionales». Les sugiero ¡felicitad mañana a Abascal! y, del saltito atrás, casi se caen del tiesto.


Publicado: Diario de León

Irma Basarte10.-

Diario palomero 8 por García Trapiello

CORNADA DE LOBO GARCÍA TRAPIELLO
25/07/2019


Nunca entretendrá tanto la tele como un nido de torcaces en tu balcón sobre un tiesto estrecho en el que, cuando crezcan más, quizá no quepan juntos pichones y mamá dando papilla. Lógico es temer que alguno pueda caer al vacío batiendo alas inútilmente. Cruzamos los dedos.

18 de julio: Broma al canto, les ponemos el «Cara al Sol» por ser triste aniversario y los pichones, hasta ahora apáticos aun estando solos, reburdian inquietos y erizan el plumón barruntando peligro, ¡atenta la compañía! Detenemos la cantinela y ponemos el Canon de Pachelbel. Se serenan y aquietan.

19 de julio: ¿Qué sueña un pichón o atribula su dormir? En sus siestas panzorras les viene estertor, se agitan o baten frenéticos sus alitas; ¿es que sueñan volar sin haberlo hecho nunca? Los papás, tranquilos. Solo se mosquean si ven alguna rapaz en el cielo del Casco Viejo (este nido está en el corazón de la ciudad; si hay que ser urbanas, «del centro»; señoritas son). A la caída del sol, gran susto: la paloma de guardia reclama relevo reiteradamente y, al final, se larga (nos es imposible distinguir al macho de la hembra). Ya está oscuro y ni papá ni mamá regresan. ¿Se olvidaron, se perdieron? Los pichones pasan solos la noche. Aún les quedan veinte días de crianza.

20 de julio: Menos mal, vuelve al clarear la paloma con el desayuno. Abandonar el nido a la noche está en el guión. ¿Les tranquilizará ver encendida la luz de mi estudio lo mismo que una lamparita a los guajinos miedosos?... Les canto esa nana asturiana que tanto conmueve: «Duérmeté, fiu del alma, que velo’l to sueñu, palombina de blancu que nun tien aleru. Agora non, mío neñu, agora non». Lo pongo peor, se desvelan y alertan, ni pestañean por si acaso. Pruebo a la contra e imito el zureo de la especie, cinco notas: gu-gu-gúúú-gu-gú... y miran desconcertados, aterrados, como si oyeran a un pariente indeseado. Esta noche vuelven a dormir solos. Así pasan la mayor parte del día; los padres traen la merienda y piran. Los guajes, que ya cagan como brigadas artilleros, emplumaron y ya no parecen ornitorrincos.


Publicado: Diario de León

Irma Basarte10.-

Palomares de León. Utopía en camino se va a La Casona de Murias de Paredes #SalvemosLosPalomares


El domingo 21 de julio a eso de las 12:00h se inaugura la exposición Palomares de León. Utopía en camino en La Casona de Murias de Paredes, coincidiendo con la XIV Muestra de Artesanía y Oficios tradicionales y con la XII Jornadas Culturales "Memoria y Tradición".

Todos los sitios donde ha estado la exposición, han sido lugares especiales pero este además de ser un sitio agradable para exponer me parece muy especial ya que mi madre es de Omaña y es un poco homenaje a todos los omañeses y omañesas por ser así y por acogerme siempre con tanto cariño. 

Siempre me he sentido ciudadana del mundo, ya que mi madre es omañesa, mi padre era navarrico y yo nací en Suiza, así que...

Nos vemos por Murias de Paredes.

Fotos: Pilar
Irma Basarte10.-

Diario palomero 7 por García Trapiello

CORNADA DE LOBO GARCÍA TRAPIELLO
20/07/2019



Si al lector le parece turra o torra este diario, compréndalo. Que unas torcaces aniden en un florido balcón de ajetreos y a un metro de donde escribo, ventana mediante, lo veo acontecimiento, si no prodigio, una de esas cosas que, cuando suceden, tiene uno la certeza de no volver a verla en su vida, aunque tememos que, al salirles barato y seguro el sitio, reincidan. Por primera vez en milenios, esta especie silvestre, como hizo en su día la paloma bravía, se sedentariza en un nuevo hábitat, se hace urbana. Por eso que lo cuente aquí en directo-diferido.

14 de julio: La toma de La Bastilla moncloíta, el Torra o la mandanga política interesan nada a esta familia torcaz. Su único afán es la crianza. Los pichones engordan a velocidad de asombro. Cagan poquito, todo les aprovecha.

15 de julio: Horror, amanece el nido sin papás, se han pirado. ¿Aborrecieron? Los pichones solo tienen diez días y ya empluman. Pasan las horas y parecen huerfanitos. Como padrinos primerizos nos angustiamos. Pero a media mañana vuelve uno. ¿Qué pasaría si un papá desaparece o le cazan o muere?...

16 de julio: ¿Qué tal algo de música? Les silbo «El puente sobre el río Kwai». Y nada. Pruebo letra y entono por espantar temores el «No se va la paloma, no; no se va, que la traigo yo; si se va, que se vaya, que ya volverá, que dejó dos pichones a medio criar». Como si oyeran las cencerras del Pontón. Y a don Alberti, que le den, aquí no cabe el «se equivocó la paloma, se equivocaba».

17 de julio: Los pichones abrieron ojos poco a poco. A los siete días ya te miraban, pero no les perturba que estemos todo el día encima. Los papás ya nos tienen vistos, vale, nos cogieron el tranquillo y ni pestañean, digo, pero ellos ¿no tienen algo innato que les haga recelar? Nada. Incluso cuando les «amamantan» toleran que nuestra vista o cámara estén a una cuarta. Imperturbables todos... y todas. ¿Dónde está el instinto básico de toda especie de ocultar su criar?... Los pichones ya tienen nombre, Tiburcio y Cogollo, pero los padres no. Y les cayeron Láncara y Pedrún... por decreto.


Publicado: Diario de León

Irma Basarte10.-

Omaña ‘repasa’ los valores rurales, la exposición Palomares de León. Utopía en camino también estará allí #SalvemosLosPalomares


Murias de Paredes acoge la XIV Feria de Artesanía y Oficios Tradicionales y las XII Jornadas sobre Memoria y Tradición 
 
Murias de Paredes, en la comarca de Omaña, abre de nuevo las puertas a la esencia del medio rural, al sabor de los pueblos marcado por las tareas cotidianas que poco a poco han ido cayendo en desuso. De ahí que este sábado se celebre allí la XIV Feria de Artesanía y Oficios Tradicionales y las XII Jornadas Culturales Memoria y Tradición con el objetivo de poner en valor tradiciones y cultura popular, tendiendo un año más un puente entre pasado y presente. Se trata de una cita en la que no faltan los productos artesanos en un mercado con como quesos, miel, mermeladas, dulces, o vinos, además de trabajos artesanales en mimbre, textiles, madera o velas, además de stands que realizan demostraciones artesanas como hilar la lana.

Los actos programados darán comienzo a las 12:00 horas, en La Casona, con la inauguración de las exposiciones de fotoperiodismo de Mauricio Peña y Secundino Pérez, ‘Cuatro años de informalismo 1979/1982’ de Toño García García, ‘Palomares de León utopía en el camino’ de Irma Basarte Diez y J.A. Carbajo, y ‘Life+ Urogallo Cantábrico’. Media hora después, en torno a las 12:30 horas, llegará la inauguración oficial de la XIV Feria de Artesanía y Oficios Tradicionales que correrá a cargo del secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, así como el pregón con el director de la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden) y profesor titular del área de botánica de la Universidad de León Arsenio Terrón. A continuación llegará el homenaje a los mayores, un emotivo acto que reconoce la labor de mujeres y hombres del municipio valorando la herencia intangible que brindan, su sabiduría. El programa matinal también incluye la degustación de caldereta tradicional sobre las 14:30 horas.

En horario de tarde las actividades continuarán a las 18:00 horas con el taller de masa flexible para niños con Merce Artesanía. Media hora después, llegará la música folk con la actuación de Plaza Mayor. Además, durante toda la jornada habrá animación. El cierre de esta muestra está previsto en torno a las 20:30 oras tras una completa jornada en la que volverá a quedar presente la importancia de las tradiciones y del medio rural.

Publicado: La Nueva Crónica

Irma Basarte10.-

Diario palomero 6 por García Trapiello

CORNADA DE LOBO GARCÍA TRAPIELLO
18/07/2019


Monotonía natural en la crianza de los dos pichones de las torcaces que anidaron en nuestro balcón. Antes de un mes, volarán y adiós muy buenas. ¿Volverían a hacer aquí los padres su última puesta anual?... ¡como no pagan alquiler! Aún les cabe una nidada hasta agosto, dice el manual.

9 de julio: Qué velocidad de engorde en estos pichones; tienen solo cinco días y ya les cuesta ocultarse bajo la madraza que enclueca. Dice la ciencia que la «leche de paloma» es una de las más nutritivas entre las aves y que, si se alimenta con ella a un pollo de gallina, su crecimiento se dobla. Ríete del pelargón. Un dato: el pico de estos pichones -su cuchara- ya es más grande que el de sus padres (!) y les da un aire entre ganso y ornitorrinco. Ye que son feus.

10 de julio: La crianza va viento en popa. Está claro que las torcaces se hacen urbanas. También lo hicieron en su día las bravías, hoy domésticas. La torcaz sigue ese camino y encuentra en la ciudad más seguridad que en sus espacios rústicos, encinares, bosques... ¿es que también ellas se largan de la España vaciada?... mala señal entonces.

11 de julio: Les pongo cantos de torcaz que pillamos en internet... y ni se inmutan, ni gesto de curiosidad, ni encelan ni cuernos, están a lo suyo, obsesionadas. Ver a los pichones zampar es un poema a la voracidad; inflan la panza dos o tres veces al día y sus siestas son de canónigo antiguo. En youtube nos enteramos de anidamientos en balcones (generalmente vacíos) de no pocas aves; y hubo otra torcaz balconera en esta misma ciudad en junio de 2013, qué curioso. (Nota/ Morosas ellas, se resisten a pagar alquiler: apenas cagan ni en nido ni en tiesto y nos dejan sin su fértil abono, la palomina, tan cara en su día como el guano chileno).

13 de julio: Sin novedad en este alcázar. Qué familiares se ven estas tías para no haber sido nunca urbanas ni aceptar criarse en palomar, como la tórtola, que con la bravía, la zurita y la torcaz hacen el cuarteto palomero ibérico (la tórtola era pago obligado en el templo de Jerusalén y en Marrakech servía de «segurata» de su larga muralla).


Publicado: Diario de León

Irma Basarte10.-

Diario palomero 5 por García Trapiello

CORNADA DE LOBO GARCÍA TRAPIELLO
15/07/2019

Desde que una pareja de palomas torcaces anidó en un tiesto de nuestro exiguo balcón hay una fiesta natural a la vista y una lección de oportunismo y vida adaptativa, que no otra cosa es la evolución.

5 de julio: Al poco de nacer, seco ya su plumón y hechos los estiramientos pertinentes, parece imposible que ese pollo de torcaz estuviera hace poco en un huevo tan chico... y cupiera (¡como para no huir de esa cárcel!). Al fin vemos qué es la «leche de paloma» con que cría la especie a sus pichones: papilla que fabrica en su buche, la regurgita y la zampa el pequeño panzón como si fuera un potito, papilla muy energética, su única dieta hasta que se larguen del nido. Como ahora están en frenesí de crianza y la pareja parental ha de comer para tres, podríamos ponerles arroz o garbanzos cocidos para facilitarles la dieta, pero ni se nos ocurre interferir lo más mínimo en el plan natural que dicta su conducta. Ya bastante urbanas se hacen como para ponerles comedor social. Que espabilen y se busquen la vida. Es su destino. A primera hora de la tarde, como ayer el primero, nace el otro pichón. Hale, ya tiene con quién pegarse, muy de hermanos.

6 de julio: No le pondremos a la nidada el chupinazo con que arrancan hoy los sanfermines. De cuetes y estruendos no son muy partidarias estas palomas. En cuanto a la tele, la miran en el móvil como las vacas al tren (ya que van a ser urbanas, que vean la pantallita-papilla con que se nutre la gente hoy). Les ponemos imágenes de congéneres quietas o volando. Y tampoco. Sería preocupante si fuera de otra forma. La hortensia sigue amarilleando hojas bajas aunque tiene riego (¿intuye más sequía venidera?); tememos que queden solateras las 34 floronas que la festonean y no oculten bien el nido.

7 de julio: Los pichones huronean bajo el pecho esporpollado de papá o mamá. Asoman, comen y vuelven a su calidez «subterránea» (lo que más les crece es el pico). Les bautizamos Tiburcio y Cogollo, héroes algo tintinescos del primer cómic leonés, el que dibujó el tío César, cura Trapiello.


Publicado: Diario de León

Irma Basarte10.-