Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

El Procurador del Común pide a la Junta medidas para conservar los palomares

Nuestro palomar utópico
Patrimonio Estas construcciones tradicionales se encuentran especialmente en Tierra de Campos y son un atractivo más de la Comunidad, en particular del Camino de Santiago, por lo que insta a que sean puestos en valor
Los palomares, que en otros tiempos sirvieron de sustento a las economías domésticas, son parte de la arquitectura tradicional de Castilla y León, en especial de la zona de Tierra de Campos, encontrándose muchos de ellos a lo largo del Camino de Santiago. Buena parte de estas construcciones se encuentran deterioradas y abandonadas a pesar del interés singular que presentan; por esa razón desde el Procurador del Común se consideró oportuno iniciar una actuación de oficio con el fin de obtener información sobre la acción que pudiera llevar a cabo la Consejería de Cultura y Turismo para potenciar el mantenimiento y conservación de los palomares existentes en la Comunidad.

Es cierto que a través de las Diputaciones Provinciales, como la de León, Palencia y Zamora, se han estado convocando subvenciones destinadas a la restauración de los palomares, o de estos inmuebles junto con otros integrantes de la arquitectura tradicional, dirigidas tanto a los particulares como a las Administraciones públicas y entidades propietarias, poseedoras o titulares de derechos reales sobre los palomares. No obstante, a pesar de estas acciones dirigidas a promover la conservación del Patrimonio Cultural de Castilla y León, buscando la corresponsabilidad de los propietarios y gestores de los palomares, no parece que esté asegurando el futuro del importante legado cultural integrado por el conjunto de palomares existentes en nuestra Comunidad.

La Consejería de Cultura y Turismo ha informado que recientemente se ha acometido la documentación y caracterización de los palomares tradicionales de la provincia de Palencia. Y, como actuación más específica, se hace alusión en el informe remitido al Defensor del Pueblo de Castilla y León a que, a principios de este año, se iniciaron los trámites para poner en marcha el proceso de contratación de la redacción de un proyecto de restauración del palomar de Carrascal de Duero (Zamora), en ejecución de una enmienda a los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma para 2018; si bien este proceso se ha visto suspendido por el estado de alarma declarado en virtud del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, para la gestión de la situación sanitaria por COVID-19. Por ello se pide que la dotación presupuestaria para la restauración del palomar de Carrascal de Duero (Zamora) se ejecute en el plazo de tiempo más breve posible, en consideración a la demora que se ha producido en la materialización de la inversión.

Dada la importancia de estas construcciones y a la vista de las informaciones recibidas se ha instado a la Consejería a que, en el marco de la Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León, se desarrollen medidas eficaces para la conservación de las tipologías de los palomares, en particular de la zona de Tierra de Campos, asegurando el uso de técnicas tradicionales y de materiales autóctonos para su conservación y restauración; así como para impulsar la continuidad de sus usos y funciones genuinas en la medida de lo posible, así como la puesta en valor de los mismos, dando prioridad a aspectos sociales, pedagógicos y el acceso al público. 
Publicado: La Nueva Crónica

¡Qué guapín y prestoso sale nuestro palomar utópico en La Nueva Crónica!

Irma Basarte10.-

El Procurador del Común pide a la Junta medidas eficaces para conservar los palomares de León y Castilla

Estas construcciones tradicionales se encuentran especialmente en Tierra de Campos, en particular en el Camino de Santiago.

imagen
   Irma Basarte - ileon.com  | 16/06/2020 - 11:28h.
El Procurador del Común insta a la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta a que, en el marco de la Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León, desarrolle medidas eficaces para la conservación de las tipologías de los palomares, en particular de la zona de Tierra de Campos, asegurando el uso de técnicas tradicionales y de materiales autóctonos para su conservación y restauración.

La institución que dirige Tomás Quitana también pide impulsar la continuidad de sus usos y funciones genuinas en la medida de lo posible, así como la puesta en valor de los mismos, dando prioridad a aspectos sociales, pedagógicos y el acceso al público.

Los palomares, que en otros tiempos sirvieron de sustento a las economías domésticas, argumentan, son parte de la arquitectura tradicional de Castilla y León, en especial de la zona de Tierra de Campos, encontrándose muchos de ellos a lo largo del Camino de Santiago.

Buena parte de esas construcciones se encuentran deterioradas y abandonadas a pesar del interés singular que presentan; por lo que desde el Procurador del Común se consideró oportuno iniciar una actuación de oficio con el fin de obtener información sobre la acción que pudiera llevar a cabo la Consejería de Cultura y Turismo para potenciar el mantenimiento y conservación de los palomares existentes en la Comunidad.

En su resolución se apunta que es cierto que a través de las diputaciones provinciales, como las de León, Palencia y Zamora, se convocan subvenciones destinadas a la restauración de los palomares o de estos inmuebles junto con otros integrantes de la arquitectura tradicional, dirigidas tanto a particulares como a administraciones públicas y entidades propietarias, poseedoras o titulares de derechos reales sobre los palomares.
No obstante, a pesar de estas acciones dirigidas a promover la conservación del Patrimonio Cultural de Castilla y León, buscando la corresponsabilidad de los propietarios y gestores de los palomares, no parece que esté asegurando el futuro del importante legado cultural integrado por el conjunto de palomares existentes en nuestra Comunidad, apuntan desde el Procurador.

La Consejería de Cultura y Turismo ha informado que recientemente se ha acometido la documentación y caracterización de los palomares tradicionales de la provincia de Palencia y, como actuación más específica, cita en el informe remitido al Defensor del Pueblo de Castilla y León que a principios de este año se iniciaron los trámites para poner en marcha el proceso de contratación de la redacción de un proyecto de restauración del palomar de Carrascal de Duero (Zamora), en ejecución de una enmienda a los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma para 2018, si bien este proceso se ha visto suspendido por el estado de alarma declarado en virtud del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, para la gestión de la situación sanitaria por Covid-19.

Por ello, se pide que la dotación presupuestaria para la restauración del palomar de Carrascal de Duero (Zamora) se ejecute en el plazo de tiempo más breve posible, en consideración a la demora que se ha producido en la materialización de la inversión.

Algo bueno debemos estar haciendo por León.

#SalvemosLosPalomares

Publicado: iLeon.com

Irma Basarte10.- 

672 razones para comer pichón #SalvemosLosPalomares

Nosotr@s tenemos esta joyita de libro

Si estás interesado o interesada en alguna receta envíanos un email y la podemos colgar en el blog para compartirla con todo el mundo.

Ilustración de un cromo de Chocolate Amatller con receta de pichones./Ana Vega



Ilustración de un cromo de Chocolate Amatller con receta de pichones

Ésas fueron las que encontró Augusto Soler y Monés (junto al mismo número de recetas) para publicar en 1930 un libro de cocina enteramente dedicado a la carne de paloma

ANA VEGA PÉREZ DE ARLUCEA
Mucho ha llovido desde que la carne de paloma fuera algo habitual en las mesas españolas, y más aún desde que en El Quijote se contara que la comida más rumbosa en casa de Alonso Quijano eran los palominos del domingo. Si conocen ustedes Tierra de Campos recordarán la silueta de los palomares de adobe, testimonio del gran amor que la cocina tradicional tuvo siempre por los tiernos pichones y palominos. Que no son sinónimos, por cierto: el pichón es la cría de paloma doméstica y el palomino, lo mismo pero de paloma salvaje o bravía.

Pasto ahora de restaurantes Michelin, la carne de paloma fue un alimento de uso común hasta mediados del siglo XX, cuando la llegada del broiler americano y su cría intensiva abarataron el precio del pollo y lo convirtieron en el ave más consumida. Hasta ese momento las palomas fueron una estampa diaria en los mercados nacionales, cuestión que en 1930 quiso aprovechar un peculiar libro de cocina titulado 'Manual del perfecto cocinero: 672 fórmulas para guisar pichones' (Editorial Cervantes, Barcelona). Aquí hemos hablado ya de otros recetarios temáticos como el '100 fórmulas para preparar salsas' y '210 maneras con las que cocinar huevos', así que esta obra colombófila no podía faltar en nuestro repertorio. 

Bajo el nombre de A. Soler Monés, el autor del libro, estaba en realidad el ilustre señor don Augusto Berenguer Solér y Monés, empresario nacido en 1867 en Baracoa (Cuba) y emigrado a Cataluña junto a su familia en 1915. Se instaló en el Prat de Llobregat (Barcelona) y en una finca llamada Villa Paquita se dedicó a la ganadería y la agricultura con bastante éxito y mucho espíritu emprendedor, tanto como para convertirse en defensor de las más modernas técnicas de cría de cerdos, ovejas y palomas. Sobre esos temas escribió frecuentemente en revistas especializadas como 'El progreso agrícola y pecuario' o la catalana 'Agricultura i ramaderia', pero se ve que además le interesó extraordinariamente la cocina y de forma particular las aplicaciones sabrosas de aquellos pichones que criaba en Villa Paquita.



Portada del libro de Soler y Monés dedicado a la cocina del pichón.
       Portada del libro de Soler y Monés dedicado a la cocina del pichón.

672 recetas son muchas recetas. La mayoría de ellas Soler las sacó de libros de cocina ya publicados en España o el extranjero, pero hizo la simpática labor de compilar todas aquellas fórmulas relacionadas con las palomas o de adaptar otras tan sencillas como una sopa de ajo añadiendo en vez de agua, caldo de pichón. De la A a la Z el casi interminable listado de platos pichoneros incluye albóndigas de pichón, adobo de ídem, los mismos con alcachofas, asados de mil maneras posibles, con arroz, a la andaluza, a la aragonesa, pichones borrachos, budin de pichón, pichones a la bordelesa, confitados, en croquetas, en consomé, a la catalana, con champagne, a la cubana y la criolla (rindiendo homenaje a su tierra de origen), en cazuela, cocido con carne pichón, en empanada, encebollados, en ensalada, escabechados a la toledana, con espárragos, al estragón, fritos de diversos modos, con gelatina, guisados con verduras, como relleno de hojaldres, con huevos, pichones al jerez, al limón, morteruelo de pichón, menestra con filetes de ídem, en mole, con mostaza, a la marinera, al estilo madrileño, a la Marengo, en olla podrida, a la parrilla, rellenos, con distintas salsas, sandwich de pichón, decenas de sopas, pichones sorpresa, torta de pichón, en timbal, trufados, tortilla de sangre y menudillos, a la Tour d'Argent, con uvas, a la valenciana, a la Villeroy, a la vizcaína y con zanahorias glaseadas. Y eso por nombrar unas pocas de esas más de 600 fórmulas que aquel amante de las palomas pensó indispensables.


PICHONES AL VINO

'Manual del perfecto cocinero: 672 fórmulas para guisar pichones'. Augusto Soler y Monés, 1930
En un poco de manteca o aceite se doran pedazos de tocino cortados como dados, setas picadas, un poco de harina y dos pichos enteros o cortados al medio; cuando todo esté rehogado se cubre con medio cuartillo de vino blanco y se sazona con sal. Han de cocer a fuego fuerte.

Irma Basarte10.-

"Da pena verlos en Vogue, aquí ya no están de moda los palomares" #SalvemosLosPalomares

El Palomar Utópico restaurado. | IRMA BASARTE

Fulgencio Fernández | 02/04/2020
Da pena verlos en Vogue, aquí ya no están de moda" Patrimonio cultural Irma Basarte, "la utópica de los palomares", cuenta la situación de este "patrimonio pobre"; curiosamente un reportaje en la revista Vogue los ha puesto de actualidad, pero no cambia su negro futuro

 Los caminos de las utopías son tan inescrutables como admirables. Irma Basarte siempre quiso vivir en la España rural, allí se compró un terreno que tenía un viejo y abandonado palomar. Se propuso restaurarlo, aprendió las técnicas de trabajo, incluido el uso del barro, conoció las dificultades por las que atraviesan, vio más palomares caídos que restaurados... Todo apuntaba a que lo mejor era tirar la toalla, salvo que seas una utópica, e Irma lo es tanto que muchos han cambiado sus apellidos Basarte Díez por ‘La Utópica’. Fundó la Asociación de Amigos de los Palomares de León (Concha Casado es la Presidenta de Honor), inventarió y fotografió más de 1300 por toda la provincia, con el premio Palacio Canedo ha montado una exposición que lleva allí donde se la solicitan, pero... «la verdad es que no me he cansado de dicha utopía pero sí estoy desencantada, ahora mismo estamos moviendo nosotros mismos desde la Asociación la exposición de Palomares de León pero te das cuenta que dicha exposición sirve para que te digan que les gusta mucho tus fotos, el vídeo sobre palomares y las maravillosas maquetas de José Antonio Carbajo pero te das cuenta que los palomares en sí siguen tocados de muerte y no me canso de decir que no hago fotos para que gusten o no gusten si no para que nos demos cuenta que hay que restaurarlos y salvarlos y ves que todo el mundo va a lo suyo».

Portada de Vogue.
- ¿Y la utopía de inventariarlos y fotografiarlos todos?
- Está a punto de cumplirse, me quedan muy poquitos para dar por terminada esta utopía y pensaba salir en mayo y junio para inventariarlos y dar por terminado el inventario, pero te das cuenta que a nadie les importa este tipo de arquitectura tradicional, en fin siento pena porque detrás de cada palomar siempre hubo unas manos que los han construido y los han mimado para que llegasen a nuestros días y ahora mismo es como que todo nos da igual y me niego a ello».

Y en medio de esta realidad de cierta desesperanza aparece la revista Vogue y los encuentra atractivos como ‘telón de fondo’ para las espectaculares fotografías del reportaje. «Me hace gracia porque hubo gente que se alegró por ver sus adobes y tapiales en una revista de tal prestigio, pero a mí me dio pena mucha pena, porque «desgraciadamente en nuestra provincia los palomares hace muchos años que han pasado de moda». Y recuerda Basarte que «curiosamente en  2018 la revista National Geographic se puso en contacto conmigo para sacar un reportaje sobre los palomares tradicionales, fue como un regalo especial  y utópico para mi cumpleaños ya que fue en diciembre y tú sacaste en La Nueva Crónica un bonito reportaje titulándolo nada menos ‘La utopía viaja en paloma’ y tanto que viaja en paloma y más estos días que las palomas vienen a verme a la ventana de casa».

Reconoce que en medio de los contratiempos al ver el mal estado de muchos palomares también se han cruzado historias que bien la han animado en ese utópico camino que, en su caso, viaja en paloma. «Hace años los holandeses Hanneke y Ruud Loman desde Holanda se interesaron por mi utopía y a través de La Asociación Amigos de los Palomares de León restauramos el palomar del Monasterio de Carracedo, para llenarlo de palomas. En la actualidad gran parte de las palomas que habitaban en el Monasterio se han ido al palomar, como veréis las utopías sí se pueden hacer realidad e incluso gente de fuera se interesa por nuestro trabajo y por nuestro patrimonio».

Curioso, gente de fuera. Los holandeses citados, la revista Vogue, pero no han sido los únicos. «Hace unos meses un profesor francés jubilado se puso en contacto conmigo para que le diese información sobre los palomares de León e incluirlos en su libro de palomares, cosa que jamás ha hecho ninguna institución de León con nuestro trabajo hasta ahora, así que sí que podemos decir eso de ‘Nadie es profeta en su tierra y menos en León’».

Reconoce Irma que en su ya largo camino de utópica de los palomares ha pasado por etapas diferentes, incluso por modas. «Cuando empezó mi utopía (2011) a todos los medios de prensa les interesaba, imagino porque cada vez quedamos menos utópicos peleando por alguna que otra utopía, pero ahora es como que los palomares han vuelto  a pasar al olvido, bueno no del todo, sigue estando de moda gastarse una pasta en carteles señalizando dónde están los palomares pero luego no se miran para ellos ni para bien ni para mal, ya sabes la famosa moda de ‘La España vacía o la España vaciada’».

Ya se sabe los peligros que encierran las modas, y hay uno con el que Irma Basarte es intransigente, el de las fotos en redes sociales, el me gusta y a otra cosa. «Están de moda en los calendarios o fotos para las redes sociales ‘que molan mogollón’; pero yo no pongo fotos de palomares en ninguna red social, ya que no se merecen un ‘me gusta’ y al olvido y mira que tengo fotos de palomares, como para empapelar toda una utopía o dos si son pequeñas; en fin, las malditas modas, pero ahora en pleno confinamiento nos damos cuenta  que las semillas de hormigón no se comen y los que tengamos huerta seguiremos comiendo bien y sano, los que tengan palomares con palomas en breve podrán comer sus ricos pichones y así con todo...».

Irma Basarte. | ANA M. DÍEZ
- ¿Se pondrán de moda los pueblos?
- De moda ojalá no, pero reconocer su forma de vida sí. Antes la moda era irse a las grandes urbes ya que ser de pueblo es de ser «paletos», como nos llama la señora Díaz Ayuso a los de León, pero ser de pueblo o de León ciudad —que no deja de ser un pueblo grande— es todo un orgullo y no creo que pasemos de moda, ojalá nos demos cuenta y volvamos a esos orígenes que hemos ido perdiendo con el tiempo. Me temo que hasta que no aprendamos a querer y a valorar lo nuestro difícilmente podremos salvarlo, en este caso los palomares.

Y en ese punto está su utopía, de excesivo olvido de estas llamadas «arquitecturas pobres»; algo que tiene mucho que ver con la despoblación. «Los pueblos  y los palomares se están quedando huérfanos de paisanos y paisanas, y si ellos no los cuidan volverán a la tierra de donde han salido, hay que tener en cuenta que los palomares son la arquitectura pobre y ya sabes que en este siglo XXI lo que no da dinero a corto plazo ya no interesa. A los palomares desgraciadamente les está ocurriendo eso, lo mismo que a las bodegas, pajares y una lista interminable, la situación actual es muy crítica».

Pese a sus palabras no tira la toalla, jamás lo ha hecho. «Toda utopía tiene un soñador o soñadora detrás y ahora que un pequeño bicho como el coronavirus nos ha puesto en jaque a toda la población mundial, a lo mejor es hora de cambiar muchas cosas y una de ellas es volver a poner los pies en la tierra, porque debajo del asfalto siempre hay un huerto y donde hay tierra se puede cultivar. Creo que tenemos que dar un giro de 360º, comprar en el pequeño comercio del barrio porque si al frutero de mi barrio le va bien a mí también y si los restaurantes introducen dentro de sus cartas los pichones, quizás los palomares tengan un mejor futuro».

Y no es mal momento para creer en la resurrección de los palomares, justo ahora que el ILC ha publicado las ayudas de este año. «Y ahora es más fácil el acceso a estas ayudas, que se animen». 

Publicado: La Nueva Crónica de León



Irma Basarte10.-

Desde la Asociación de Amigos de los Palomares de León hemos adoptado el tilo número 47 de la calle Juan Thalamas Labandibar de Irún #ArribaLasRamas


El día que dejemos de considerar a los árboles como nuestros enemigos, ese día habremos aprendido a querer y a respetar la naturaleza y todo lo que nos rodea.

Desde la Asociación de Amigos de los Palomares de León hemos decidido adoptar un tilo, el tilo número 47 de la calle Juan Thalamas Labandibar de Irún.

El ayuntamiento de Irún planea talar 47 árboles sanos más en el camino a Behobia en la calle Juan Thalamas Labandibar frente al río Bidasoa. Hace dos meses, cortaron 7 en el mismo paseo.
En un informe del Ayuntamiento, se pide que se talen 47 árboles después de que un fuerte viento de diciembre causara la caída de 3 árboles.

La decisión es completamente desproporcionada. Estos árboles están sanos y son beneficiosos para el barrio de Artia. Absorben la contaminación de la carretera GI-636, eliminan la vista y el ruido de la carretera y dota a nuestro vecindario de zonas verdes.

Los 47 tilos se encuentran en la bahía de Txingudi, cerca del parque protegido de Plaiaundi, brindando refugio y protección a las aves cerca de ZEPA (Zona de Área Especial de Protección de Aves). Es la única ZEPA en Guipúzcoa, y es un sitio muy especial para las aves migratorias del extremo occidental de los Pirineos. Estos árboles se han vuelto de gran valor para la carretera de Bidasoa. Algunos de estos tilos 47 tilos que han estado creciendo durante 50 años.

Además de proteger a las personas y los vehículos, pedimos protección ambiental. Creemos que es posible tomar medidas menos dañinas para el medio ambiente, como la poda adecuada de los árboles, que no se ha hecho hasta ahora, así como varios sistemas para estabilizar los árboles y mejorar la estabilidad del suelo.

Por todo esto, pedimos que se haga un segundo informe y que se tengan en cuenta otras alternativas de actuación más verdes.

Han ampliado la campaña “Adopta un tilo” a los restantes 55 árboles de la alineación porque no está claro el futuro de todos ellos. De hecho, ya en el informe del ayuntamiento se plantea talar 4 de estos árboles.

¡Vamos a por los 102 tilos!

Desde aquí www.change.org/los47tilosdeirun puedes firmar para parar esta barbaridad.



 



Irma Basarte10.-

El ILC destina 200.000 euros para salvar la arquitectura tradicional incluidos los palomares #SalvemosLosPalomares


El Palomar utópico de Santas Martas
La Diputación de León, a través del Instituto Leonés de Cultura (ILC), destinará 988.000 euros a restaurar el patrimonio y generar actividad cultural en los pueblos de la provincia. El Consejo Rector de la institución cultural, que encabeza el presidente de la Diputación, Eduardo Morán, aprobó ayer siete líneas de subvenciones en materia cultural. La principal novedad es la unificación de criterios en cuanto a formato, plazos y sistema de baremación con el objetivo de simplificar al máximo la burocracia para hacer más fácil la gestión de las ayudas. 

«Queremos facilitar al administrado el acceso a estas ayudas», ha señalado el diputado de Cultura, Arte y Patrimonio, Pablo López Presa, que ha destacado también que otra de las grandes novedades es que las pedanías vuelven a contar en las convocatorias del ILC y van a poder solicitar fondos para restaurar inmuebles de arquitectura tradicional o pendones que sean de su propiedad». 

Por partidas

El diputado ha concretado que el millón de euros resulta de la suma de los 100.000 euros destinados a la financiación de asociaciones culturales, un 25% más respecto a convocatorias anteriores y una mayor valoración para las que ejercen su actividad en localidades más pequeñas que se indicaba anteriormente; 150.000 euros para sufragar la organización de festivales o proyectos culturales de especial relevancia por su singularidad, su influencia supramunicipal, su trayectoria y su capacidad de congregar espectadores; 30.000 euros para la promoción de la música tradicional; 60.000 euros para subvencionar a bandas de música; 418.000 euros para 13 escuelas de música de la provincia; 30.000 euros para la restauración de pendones; y 200.000 euros destinados a la restauración de la arquitectura tradicional leonesa de palomares, hórreos, molinos, hornos comunales y pajares. Esta última línea de ayudas ha visto incrementado su presupuesto un 250% y ahora podrán solicitarla no sólo los ayuntamientos, sino también particulares y pedanías.

Publicado: Diario de León

Allá por el año 2017 cuando se inauguró la exposición de Palomares de León. Utopía en camino en el Museo Etnográfico Provincial de León tuve la oportunidad de comentarle al que estaba por entonces de Presidente de la Diputación de León que si las subvenciones para la restauración de los palomares no se les daba a los dueños, podían sacar una línea de mil millones de euros si querían, ya que nunca se iban a gastar un euro en dicha subvención, afortunadamente desde entonces dicha línea de subvenciones vuelve a poder ser solicitada por los propietarios de los palomares, que es lo suyo.

Irma Basarte10.-