Los palomares de León y alguna que otra utopía en el programa El Picaporte con Javier Pérez Andrés



A partir del minuto 9'15 podréis escuchar la entrevista que Javier me hizo sobre los palomares de León  para el programa El Picaporte, la verdad es que fue desde un lugar mágico pero en el corazón y en el alma estaba nuestra Cabrera.

Darte las gracias Javier, por esa llamada telefónica que tuvimos ese día tan amargo, ya que nuestra Cabrera estaba ardiendo por los cuatro costados, de hecho los dos lloramos  por nuestra tierra, tierra que muchos desalmados se empeñan en quemar.

¡Ojalá los cocineros de León se impliquen 
y apadrinen un palomar! 

Nadie dijo que las utopías fuesen fáciles


Irma Basarte10.-

Los palomares de León en La 8 televisión de León



La 8 León se hace eco de la Asociación de Amigos de los Palomares de León, de la exposición itinerante Palomares de León. Utopía en camino y de todas mis utopías del día a día.

Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo

Eduardo Galeano


Irma Basarte10.-

La muestra 'Palomares de León. Utopía en Camino' recala en el monasterio de Carracedo

Hasta el 3 de septiembre

La muestra se inaugura este viernes, día 11, y podrá visitarse hasta el 3 de septiembre.


El monasterio de Santa María de Carracedo, en el municipio berciano de Carracedelo, acogerá desde mañana y hasta el próximo 3 de septiembre la exposición temporal e itinerante 'Palomares de León. Utopía en Camino', producida por el Museo Etnográfico de León, con la colaboración de la Asociación de Amigos de los Palomares de León.

El objetivo de la muestra es sensibilizar sobre la conservación y protección de los más de 1.300 palomares existentes aún hoy en la provincia, en base a la documentación realizada por la asociación y los recursos del Museo. El monasterio de Carracedo dispone en sus terrenos de un palomar restaurado gracias a los holandeses Hanneke y Ruud Loman.

En ese sentido, la exposición repasa los resultados conjuntos de la investigación, destacando la identidad cultural y paisajística que representa este ítem tradicional y popular, ya transformado en un elemento con valor no solo funcional sino patrimonial histórico y cultural. La muestra ha sido comisariada por Irma Basarte, presidenta de la Asociación de Amigos de los Palomares de León, Adelina Martínez, guía cultural del Museo Etnográfico de León, y José Ramón Ortiz, director de la institución cultural.

Noticia publicada en Ileon.com

Irma Basarte10.-

 

 

El monasterio de Carracedo (León) acoge la exposición itinerante sobre los palomares de la provincia

ICAL - La muestra se inaugura mañana y podrá visitarse hasta el 3 de septiembre

El monasterio de Santa María de Carracedo, en el municipio berciano de Carracedelo, acogerá desde mañana y hasta el próximo 3 de septiembre la exposición temporal e itinerante 'Palomares de León. Utopía en Camino', producida por el Museo Etnográfico de León, con la colaboración de la Asociación de Amigos de los Palomares de León. 
© Agencia de Noticias de Castilla y León, ICAL.

Irma Basarte10.-

La Exposición Temporal e Itinerante Palomares de León. Utopía en camino se podrá visitar en el Monasterio de Carracedo


FECHAS: 11 de agosto – 3 de septiembre 2017
LUGAR: Monasterio de Carracedo
Horarios:
Mañanas de 10 a 14 h.
Tardes de 17 a 20 h.

A partir del 11 de agosto al 3 de septiembre la Exposición Temporal  e Itinerante denominada “Palomares de León. Utopía en Camino”, producida por el Museo Etnográfico Provincial de León con la Asociación de Amigos de los Palomares de León se podrá visitar en el Monasterio de Carracedo. 

Gracias a los holandeses Hanneke y Ruud Loman, el palomar ya forma parte del entorno del Monasterio, desde la Asociación de Amigos de los Palomares de León fue la primera utopía que conseguimos hacer realidad, ¡qué mejor lugar para empezar a itinerar esta exposición por nuestra provincia que el Monasterio de Carracedo!

Esta muestra ha sido comisariada en colaboración por Dª Irma Basarte Díez, Presidenta de la Asociación de Amigos de los Palomares de León, Dª Adelina Martínez González, Guía Cultural del Museo Etnográfico Provincial de León y D. José Ramón Ortiz del Cueto, Director del Museo Etnográfico Provincial de León.
La misión de esta exposición, Utopía que no Quimera, es difundir para sensibilizar sobre la conservación y protección de los más de 1300 palomares existentes aún hoy en León, en base a la documentación realizada por la Asociación y los recursos museísticos del Museo. Se muestran los resultados conjuntos de la investigación tomando conciencia sobre la identidad cultural y paisajística que representa este ítem tradicional y popular, ya transformado en un elemento con valor no solo funcional sino patrimonial histórico y cultural, tanto material como inmaterial.

La finalidad de la muestra pretende se convierta en itinerante en préstamo desde la propia Diputación de León y la Asociación de Amigos de los Palomares de León, para poder exhibirse en esencia en diferentes instituciones tanto provinciales como nacionales (centros culturales, casas de León, salas de exposición, etc.).

Post publicado en el periódico digital iLeon.com

Irma Basarte10.-

La Diputación de León saca la convocatoria de subvenciones para la restauración de palomares y hórreos de la provincia de León #NoticiasUtopicas


Cuando se inauguró la exposición Palomares de León. Utopía en camino en el Museo Etnográfico Provincial de León, tuve oportunidad de comentar el trabajo que estábamos realizando desde la Asociación de Amigos de los Palomares de León, el presidente de la Diputación Juan Martínez Majo se comprometió personalmente a sacar una línea de subvenciones para restaurar los palomares de nuestra provincia, ya que había una subvención para ellos pero en realidad ningún palomar de la provincia de León cumplía los requisitos que se pedían, estoy contenta de conseguir hacer realidad esta utopía y se empiecen a valorar los palomares de nuestra provincia como se merecen, el sr. Majo  cumplió su palabra con los palomares, cuando los políticos cumplen su palabra y hacen las cosas bien, también hay que hacerse eco de ello.

Aquí os podréis descargar las bases de la convocatoria para la concesión de subvenciones en régimen de concurrencia competitiva para particulares e instituciones sin ánimo de lucro con destino a la restauracion de palomares y hórreos de la provincia de León 2017.


Documentación de la convocatoria

03-08-2017 Bases_rest._hórreos_y_palomares.pdf
03-08-2017 Anexo_I.pdf
03-08-2017 Anexo_II.pdf
03-08-2017 Anexo_III.pdf
03-08-2017 Anexo_IV.pdf
03-08-2017 Anexo_V.pdf
03-08-2017 Anexo_VI.pdf

Hemos conseguido que se hable de los palomares 
la utopía de los palomares se está haciendo realidad

Post publicado en el periódico digital iLeon.com

Irma Basarte10.-

¿Se comprometerán los cocineros de León a la iniciativa Apadrina un Palomar? ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía!

Sería una bonita utopía 
si el Restaurante Cocinandos 
 Estrella Michelín en León 
 también Apadrinase un palomar

El arroz con paloma de Gregorio Mediavilla, de la Tata de Cuenca de Campos, fue uno de los platos ofrecidos en el evento

El arroz con paloma de Gregorio Mediavilla, de la Tata de Cuenca de Campos, fue uno de los platos ofrecidos en el evento / El Norte
 
El pichón bravío de Cuenca de Campos

como producto de alto nivel
 

En un foro gastronómico celebrado en la localidad se publicitó la iniciativa 'Apadrina un Palomar', con la que se quiere fomentar la compra y consumo del ave terracampina


NIEVES CABALLEROValladolid
El primer Foro de Gastronomía y Patrimonio que se celebró el miércoles y jueves en Cuenca de Campos permitió avanzar en la iniciativa Apadrina un Palomar lanzada desde la Fundación Re-habitar Tierra de Campos. Los cocineros pusieron en valor el pichón bravío de Tierra de Campos como producto gastronómico de alto nivel. 

Durante las mesas de debate, se puso sobre la mesa la posibilidad de dotar de una marca de garantía de calidad agroalimentaria a esta ave que se cría en los tradicionales palomares terracampinos. 

Así, el alcalde de Cuenca de Campos y de la Fundación Re-habitar Tierra de Campos, Faustino González, recogió el guante y se comprometió a promover una marca de garantía de calidad que vincule los pichones a las cuatro provincias de Tierra de Campos (Valladolid, Palencia, León y Zamora), de manera que transmitirá dicha petición a la consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, para conocer los trámites que han de realizarse y qué posibilidades tiene de prosperar.

La Fundación Re-habitar Tierra de Campos ha comenzado a conectar a grandes cocineros con propietarios de palomares rehabilitados que se encuentran en condiciones de producir durante todo el año pichones bravíos. A través de la iniciativa Apadrina un Palomar, los chef deben de comprometerse a comprar los pichones a los dueños de los palomares. 

El problema es que muchos de los propietarios no se pueden hacer cargo del mantenimiento de los palomares y de las palomas, entre otras cosas porque no viven ya en sus lugares de nacimiento, aunque vuelven en vacaciones y los fines de semana, por lo que la fundación propuso crear una microempresa con un número sostenible de palomares para que sea rentable, que se calculó en 15.
Una vez en marcha, los pichones se matarían en Industrias del Pichón Bravío, un matadero que lleva funcionando en Cuenca de Campos desde 1999 gracias al empresario Félix de la Viuda.

Esta microempresa sería gestionada por la Fundación Re-habitar Tierra de Campos para evitar que cada uno de los propietarios de palomares que quieran producir pichones para su comercialización tenga que constituirse como explotación ganadera, según había explicado el ingeniero agrónomo Ignacio Mucientes, funcionario de la Consejería de Agricultura y Ganadería. 

Los cocineros tendrán que comprometerse a tener en las cartas de sus restaurantes platos elaborados con pichones durante todo el año. Al menos ya hay cinco cocineros que recibieron con mucho entusiasmo la idea. Se trata de Gregorio Mediavilla, del restaurante La Tata de Cuenca de Campos (Valladolid); Luis Alberto Lera, del restaurante Lera, de Castroverde de Campos; Víctor Martín, del restaurante Trigo (Valladolid); Alfonso Fierro, del Estrella del Bajo Carrión, situado en Villoldo (Palencia), y Roberto Terradillos, de El Serbal (Santander). Todos ellos recurren habitualmente al pichón bravío en sus cocinas.

Por su parte, las cocineras Isabel Curiel, de Los Lagares de Saldaña (Palencia) y Fátima Pérez, que en la actualidad se dedica a la distribución de productos agroalimentarios de calidad, presidenta y vicepresidenta de la Asociación Entretantas Castilla y León, respectivamente, propusieron que se lleguen a acuerdos con determinadas industrias de la llamada quinta gama para transformar los pichones y que puedan llegar al consumidor y al cocinero, por ejemplo al vacío o en latas de conserva. 

Al mismo tiempo, se decidió presentar la iniciativa Apadrina un Palomar a asociaciones como Entretantas, Euro-Toques y Maestres de Cocina; así como organizar jornadas gastronómicas del pichón bravío en las capitales de provincia de Tierra de Campos. Todas estas iniciativas buscan generar empleo y fijar población en el medio rural gracias a uno de los elementos arquitectónicos que mejor define el paisaje de Tierra de Campos, el palomar.

Noticia publicada en El Norte de Castilla 

Irma Basarte10.-

La Diputación destina 100.000 euros a salvar hórreos y palomares

Cuando se inauguró la exposición Palomares de León. Utopía en camino en el Museo Etnográfico Provincial de León, tuve oportunidad de comentar el trabajo que estábamos realizando desde la Asociación de Amigos de los Palomares de León, el presidente de la Diputación Juan Martínez Majo se comprometió personalmente a sacar una línea de subvenciones para restaurar los palomares de nuestra provincia, ya que había una subvención para ellos pero en realidad ningún palomar de la provincia de León cumplía los requisitos que se pedían, estoy contenta de conseguir hacer realidad esta utopía y se empiecen a valorar los palomares de nuestra provincia como se merecen, el sr. Majo de momento parece ser que cumplió su palabra con los palomares.


La institución provincial organiza actividades culturales en un millar de pueblos con un presupuesto de 600.000 euros.

 

La Diputación de León organiza más de mil actividades culturales en la provincia durante el verano en las que se estima que participen más de 50.000 personas. El objetivo es «devolverle la cultura a los pueblos», según el presidente de la institución provincial, Juan Martínez Majo. Una programación que a la Diputación le costará casi 600.000 euros.

«Estas actividades van desde mercados artesanos a teatro, exposiciones, veladas de tradición oral, música tradicional talleres o filandones, entre muchas otras», señaló Majo. Para todo ello, la Diputación de León destina un total de 278.000 euros. A esta cantidad hay que sumar otros 80.000 euros para llevar a los pueblos la música de distintos estilos, danzas populares, espectáculos circenses, teatro de calle, magia... Todas las iniciativas incluidas en este programa se desarrollan en 82 ayuntamientos y 69 juntas vecinales, en un total de 218 localidades. En esta convocatoria, destacó Juan Martínez Majo, «hemos atendido todas y cada una de las solicitudes que se han presentado en la Diputación».

Además, hay otra partida de 200.000 euros para llevar a cabo cerca de 600 talleres de arte y exposiciones, de patrimonio cultural y de animación a la lectura, en los que participarán alrededor de 23.000 personas.

Además, el presidente de la Diputación explicó las subvenciones que se han aprobado durante las últimas semanas, por un valor de 400.000 euros, entre las que destacó la recuperación de hórreos y palomares, por un importe total de 100.000 euros, o la que está encaminada a apoyar las iniciativas a preservar el patrimonio documental como parte de la historia de la provincia, colaborando con los ayuntamientos en la realización de proyectos de digitalización de fondos archivísticos, a lo que la institución provincial destina 80.000 euros.

La institución también ha aprobado subvenciones destinadas a apoyar la puesta en marcha de actividades de promoción y recuperación de la música tradicional leonesa, en lo que se invertirán 30.000 euros. Como cada año, se ha aprobado la relación de localidades que han resultado beneficiarias de las subvenciones para la restauración de Bienes Muebles de la Cultura tradicional, que se repartirán un total de 30.000 euros. En esta ocasión han sido varas, pendones, yugos, campanas, lienzos o indumentarias tradicionales, entre otros muchos elementos, pertenecientes a 23 ayuntamientos de la provincia.
Para el Patrimonio Inmueble de Interés Etnográfico, la Diputación destina este año 83.000 euros a los ayuntamientos. Esta cuantía va dirigida a la recuperación de edificios singulares de patrimonio civil representativos de la arquitectura tradicional y otras pequeñas construcciones, priorizando las construcciones con tipologías únicas o en grave riesgo de desaparición, como hórreos, pallozas, pozos o fuentes.

Por otro lado, las Bandas de Música cuentan este año con 60.000 euros, que se repartirán once ayuntamientos. «Con ellos colaboramos para que puedan comprar uniformes o instrumentos», aclaró Majo.

Finalmente, las subvenciones para los catorce ayuntamientos que gestionan Escuelas de Música, que contarán con 448.000 euros. Los Ayuntamientos beneficiarios son Astorga, Bembibre, Benavides de Órbigo, Cacabelos, Fabero, La Bañeza, La Robla, San Andrés del Rabanedo, Sahagún, Valencia de Don Juan, Valverde de la Virgen, Villablino, Villafranca del Bierzo y Villarejo de Órbigo.

Artículo publicado en el Diario de León

Irma Basarte10.-

 

HERBARIO SONORO. “¿Dónde están los libros?”. Texto de Raúl de Tapia para El bosque habitado de Radio3 #UtopiaPalomaresR3



Texto de Raúl de Tapia para el programa El bosque habitado de Radio3, dedicado a la utopía de los palomares de León, aquí puedes escuchar el podcast. Por cierto el programa #UtopiaPalomaresR3 fue Trending Topic nacional.

HERBARIO SONORO. “¿Dónde están los libros?”.
De Raúl de Tapia que es Raúl Alcanduerca

- Papá: ¿Por qué no hay libros en esta biblioteca?

Mi hija, con cinco años, hace esta pregunta al entrar por primera vez en un palomar abandonado.

Era una hermosa construcción de planta circular, como un molino sin aspas ni velas. En mitad de la estepa cerealista resultaba totémico, presencial, pero ella lo llevó a su imaginario, o mejor, a su realidad. Aquellos nidales sin ocupar, eran anaqueles vacíos, estanterías huérfanas de las historias que le narraban los cuentos.

- No hay libros Luna, porque es un palomar. Aquí hacían sus nidos las palomas y sacaban sus pollos adelante.

Claro, la respuesta la dejó entre fascinada y desconsolada. Le conté la verdad a medias, no me apetecía desvelarle el fin último de estas crianzas. Pero ella no descartaba la convivencia entre libros y aves.

- ¿Y qué comían las palomas?

La nueva pregunta nos metió de lleno en el paisaje de trigos y cebadas. Así le pude contar que las granas que rondaban por el suelo eran las semillas de los cereales. Que a los pichones, como a ella, les gustaba ese desayuno. Cogió algunas espigas, curioseó por sus hojas y reparó en la blanquecina lígula, diminuta y traslúcida escondida en los haces. Todo lo pequeño era su fascinación.

Luego, Luna, me contó su versión de los hechos, que os trasmito con mis palabras:

Al parecer, las palomas se criaban en nidos hechos de libros, donde los relatos se mezclaban con ramillas y muchas hierbas. Los pichones se alimentaban de palabras y sementeras, e iban construyendo sus propias fábulas. Como estos pollos iban creciendo con buenas historias se convirtieron en buena gente, que necesitaba contar sus propios cuentos en otros pueblos y palomares. Al crecer, todas marcharon, llevándose sus nidos – libros, pues tenían alas fuertes de los muchos verbos y adjetivos que las nutrieron.

Al llegar a un nuevo destino, dejaban sus libros para que otras palomas criaran a sus pollos con trigos y palabras. Allí contaban las nuevas historias que inventaron cuando eran volanderos, sonando como arrullos y gorjeos al oído de los paisanos.

Parece ser, que de esta forma se convirtieron en palomas cuentacuentos, engañando a sus supuestos dueños, que pensaban que ellas viajaban de uno a otro palomar como palomas mensajeras.

- Cosas de los mayores que no veis lo que pasa… -me dijo.

Por eso siempre hay palomas volando de un sitio a otro, en los pueblos y en las ciudades, porque nos quieren contar sus historias que sólo escuchan los jubilados en los parques.

Desconcertado, no pude por menos que preguntarle, que porqué allí no había libros ni palomas.

- No te preocupes, sé que están viniendo, siempre van donde hay niñas curiosas y mayores que escuchan.

“¿Dónde están los libros?”.
Del Herbario Sonoro de Raúl de Tapia que es Raúl Alcanduerca para el Bosque Habitado

Gracias Raúl de Tapia, gracias María José Parejo, gracias Bosque Habitado de Radio3 y gracias a todos los conmovidos y conmovidas que creéis en la utopía de los palomares de León.

Irma Basarte10.-

Las hermosas aristas de la utopía

HOJAS DE CHOPO

Las hermosas aristas de la utopía


ALFONSO GARCÍA
12/06/2017

La utopía es uno de los fundamentos del futuro. «Corremos tras los sueños. Qué otra cosa podemos hacer», escribió Celso Castro en Sylvia, una novela hermosa. Lo que ocurre es que normalmente estas actitudes pertenecen de forma casi exclusiva a la esfera de muy pocas individualidades, que desde el silencio, la constancia y la fortaleza de ánimo, casi siempre desde la soledad, diseñan un camino de largo recorrido cuyo trazado sufre numerosas rectificaciones sobre todo por parte de quienes se instalan en la realidad que acuna y adormece. Los acomodaticios statu quo suelen ser obstáculos difíciles de salvar, bien por parte de quienes temen el más mínimo atisbo de incertidumbre, bien por parte de quienes hacen más caso al sillón que al pueblo al que dicen representar.

A uno le reconforta, sin embargo, saber que estas voces que reclaman compromisos activos en una sociedad sean escuchadas en alguna ocasión, quizá porque su voz les haya llevado a las puertas de la evidencia. Cuando la sociedad civil toma conciencia de una realidad, se ha dado un gran paso, sin duda. Tal es el caso, por poner un ejemplo, del desdén con que la Junta enfoca el tratamiento económico hacia esta tierra, muy lejos de la ecuanimidad y el equilibrio, vaciando las legítimas aspiraciones, más ricas sin esta pertenencia impuesta contra la voluntad de la ciudadanía. A los hechos y constataciones me remito en uno y otro caso. Repartir o conceder algunas migajas cuando aprieta la agonía es una manifestación de indecencia. La dignidad se pone en entredicho cuando se violentan los principios. La utopía cree necesaria la búsqueda de una sociedad mejor, más solidaria y más justa. Supongo que por ello todos somos un poco utópicos.

Sobran ya, por otra parte, los argumentos de salón o de barra de bar, los argumentos llenos de aires sentimentales. Necesitamos poner, cada cual en su medida, bases de fortaleza, argumentar, generar riqueza y reivindicar (rei-vin-di-car) en la línea del razonamiento, no del victimismo que aniquila aspiraciones. Pienso ahora en ello pensando en Irma Basarte, «la utópica defensora de los palomares leoneses», como la definió A. Gaitero, al realizar «el inventario más completo y actual de las ‘casas rurales’ de las palomas y hacer un llamamiento a su conservación y protección para salvar un patrimonio de origen ancestral muy arraigado en la provincia de León». Ese es el camino. Una labor de años, de esfuerzos y de entrega. Gracias.

Publicado en el Diario de León

¡Gracias!

Irma Basarte10.-

Los palomares, patrimonio en riesgo de desaparecer

ARQUITECTURA RURAL LEONESA

Los palomares, patrimonio en riesgo de desaparecer

A.M. | 18/06/2017 - 10:21h.

La exposición 'Palomares de León. Utopía en el Camino' recoge el exhaustivo trabajo de investigación realizado por Irma Basarte, presidenta de la Asociación de Amigos de los Palomares. La muestra puede verse hasta finales de junio en el Museo Etnográfico de Mansilla de las Mulas y, después, se hará itinerante por distintos puntos de la provincia.



                                                                                                                                                             
Salvar los palomares de la provincia de León. Este es el ambicioso reto que se ha propuesto la presidenta de la presidenta de la Asociación de Amigos de los Palomares de León y bloguera de iLeon.com, Irma Basarte. Para ello, se ha recorrido de punto a punto la provincia leonesa con el objetivo de elaborar un minucioso inventario, no existía ninguno hasta ahora, que recoja todas y cada una de estas construcciones así como su estado de conservación.

El motivo, según ella misma explica, es que, "si no sabemos ni dónde están ni cómo tampoco se pueden salvar".  Un exhaustivo trabajo que comenzó en 2011 y que realiza en los ratos libres que el trabajo le permite y sin ningún tipo de ayuda económica. Hasta el momento, ha logrado examinar casi un 90% del territorio, y tan sólo le falta una pequeña zona del Páramo.

Por ahora, Basarte ha logrado documentar hasta 1.300 palomares, en muy distintos estados de conservación, aunque la mayoría, reconoce "son ruinas, aunque hay de todo, pero hay más mal que bien". Todos ellos figuran ahora en la base de datos, están geolocalizados, medidos y cuentan con su respectiva fotografía.

Irma Basarte.
Irma Basarte.

Muchos de ellos, agrega, están "en estado de alerta". "Hay que pensar que hay que restaurarlos, es lo que se intenta hacer, concienciar a la población, tanto a dueños como instituciones para salvarlos".

Casi sin ayudas y sin protección

En cuanto a las ayudas económicas que pueden percibir estas construcciones, Basarte explica que pese a que existe una subvención para restaurarlas del Instituto Leonés de Cultura (ILC), dependiente de la Diputación de León, los criterios para acceder a ella son casi imposibles. La ayuda, explica, está destinada a juntas vecinales o ayuntamientos, pero no existe casi ningún palomar que sea de su propiedad sino que son de particulares, salvo algunas excepciones.

Algo que la propia Irma le trasladó al presidente de la Institución provincial, Juan Martínez Majo, y que éste se comprometió a solventar. Precisamente para poder ser restaurado, el palomar de Carracedeo fue municipalizado y rehabilitación tras inversión de 24.000 euros.
Una situación similar ha ocurrido con el palomar de Villaverde de Sandoval, cuyos propietarios lo han cedido al Ayuntamiento durante 25 años para que así pueda beneficiarse de esta ayuda económica y ser restaurado.

Para Irma Basarte, las razones por las que los palomares están prácticamente en peligro de extinción residen en que no aportan nada a sus propietarios y éstos los dejan caer. "Mucha gente que los tiene en medio de un finca... como no aportan nada, los tira, así nos quedamos sin palomares", explica.

Irma Basarte
Irma Basarte

No sólo no aportan ningún beneficio económico, sino que incluso pueden suponer un gasto ya que en muchos casos, pagan impuestos "a precio de chalé a medio del campo". Por otro lado, tampoco tienen ningún tipo de protección patrimonial por lo que en muchas ocasiones sus dueños optan por demolerles o dejarles caer.

Exposición itinerante

Todo este trabajo de investigación tomó también forma de exposición, 'Palomares de León. Utopía en el Camino', producida por el Museo Etnográfico de Mansilla de las Mulas y que permanecerá abierta hasta el 25 de junio. Un proyecto realizado a través de la colaboración entre la Asociación de Amigos de los Palomares de León y el propio museo.

Posteriormente, la muestra se hará itinerante y el objetivo es que pueda verse en distintos puntos de la provincia de León. A este respecto, se ha hecho un llamamiento para que todos aquellos museos o centros culturales que quieran albergar esta muestra lo soliciten.

La exposición está compuesta por paneles explicativos, video proyecciones, montajes fotográficos y dioramas o colaboraciones visuales, gráficas y literarias. También se han incorporado las piezas de la colección de maquetas de palomares leoneses con la que cuenta la Diputación, que fueron una donación del artesano especialista José Antonio Carbajo, de los 15 tipos formales y materiales representativos de la geografía provincial.

Irma Basarte
Irma Basarte
Publicado en iLeon.com
Irma Basarte10.-

La exposición temporal itinerante Palomares de León. Utopía en camino se podrá visitar hasta el 25 de Junio en el Museo Etnográfico Provincial de León


La misión de esta exposición, Utopía que no Quimera, es difundir para sensibilizar sobre la conservación y protección de los más de 1300 palomares existentes en la provincia de León. La exposición da a conocer por medio de imágenes y datos recopilados por la Asociación de Amigos de los Palomares de León, el estado de los palomares de nuestra provincia. Podéis visitarla hasta el día 25 de Junio en el Museo Etnográfico Provincia de León, ubicado en Mansilla de las Mulas.

La finalidad de la muestra no se extingue en junio, sino que pretende se convierta en itinerante en préstamo desde la propia Diputación de León y la Asociación, para poder exhibirse en esencia en diferentes instituciones tanto provinciales como nacionales (centros culturales, casas de León, salas de exposición, etc.). De hecho varios Museos de la provincia de León y alguna Junta Vecinal ya nos han solicitado esta exposición.


 

Post publicado en el periódico digital iLeon.com

Irma Basarte10.- 

#UtopiaPalomaresR3 Podcast del programa El bosque habitado de Radio 3 con Irma Basarte Díez

Pinchar sobre la imagen para escuchar el podcast

Pincha aquí para escuchar el podcast

Bienvenid@s a la utopía de una gran mujer que piensa que lo mejor de las utopías es que según caminas hacia ellas, estás cambiando el mundo. Hablamos de Irma Basarte Díez, más conocida como Utópica Irma por su blog La Utopía del día a día ¿Su quimera? Conservar TODOS los Palomares de León no cediendo en el empeño de que se conozcan todos ellos, que se respeten, que se valoren, que se conserven, que se restauren y que se disfruten ¿Por qué? Porque sabe, como sabemos tod@s que son una seña de identidad del Paisaje Cultural y del Patrimonio Etnográfico de la Cultura Tradicional.

La memoria, la identidad. Trabajar para que no desaparezcan, para que no se pierdan, para rescatar la tradición, el conocimiento, los saberes, las iconografías, las simbologías… Para ello, Irma Basarte, cuenta con la Asociación de Palomares de León y ahora presenta en el Museo Etnográfico Provincial de León, en el delicioso pueblo de Mansilla de las Mulas, parada y fonda del Camino de Santiago, su exposición itinerante, casi con alas, “Utopía en camino”. Allí estará hasta el 25 de junio. La Comunidad del Bosque acudirá una vez más a contemplarla y aprender el 24 de junio, tras una noche de San Juan en Palacios de Compludo. Porque para nuestra Guía de Utopías y Palomares, es más que una exposición. Es el trabajo de años para crear un inventario de palomares. Un inventario para conocer, difundir, respetar y, también, amar.

Defender y restaurar, visibilizar y disfrutar los palomares es un bioindicador para defender otras utopías. Lo decimos siempre. Irma lo piensa así. Tenemos que defenderlo todo a la vez. Porque una utopía iniciada, transitada, allana la senda del resto de utopías posibles. Para Irma es importante que hoy entiendas que desentrañar el alma de estas construcciones, más allá de la materia, de su olor a barro y piedra, a paloma y palomino, a teja, pizarra y madera… despertará en nosotros nuevas sensaciones y emociones, siempre conmovedoras.

Como se conmueve la Comunidad del Bosque que hoy ha escrito para Irma Basarte… Ignacio Abella, Eloísa Otero, Raúl de Tapia que es Raúl Alcanduerca, Felipe Zapico, Gabriel García Márquez, Alce Negro y Gustavo Duch. Curando cicatrices como el Hombre sin sombra, pero iluminado, Mikel Erentxun, nuestro guía musical de hoy.

Así que estira tus extremidades superiores, despliega las alas en busca del horizonte, haz volar tus raíces y rescata la memoria que nos devuelve la identidad… Sin duda, territorio conmovido… ¡Arriba las alas y las ramas!
11 jun 2017

Por cierto el hastag #UtopiaPalomaresR3 fue Treding Topic nacional

¡Arriba las alas, las ramas y la utopía!

http://www.rtve.es/alacarta/audios/el-bosque-habitado/bosque-habitado-utopia-palomares-irma-basarte-diez-11-06-17/4060380/ 

 



Publicado en el periódico digital iLeon.com
Irma Basarte10.-

Los palomares de León y La utopía del día a día en El bosque habitado de Radio 3


Este domingo a las 11:00h en El bosque habitado de Radio 3 gorjearemos, zurearemos o nos arrullaremos todos juntos, mil graciasss por haceros eco de mi pequeña GRAN utopía. ¡¡Arriba las alassss!! 

El domingo, UTOPÍA PALOMARES. Con Irma Basarte Diez

Bienvenid@s a la utopía de una gran mujer que piensa que lo mejor de las utopías es que según caminas hacia ellas, estás cambiando el mundo. Hablamos de Irma Basarte Díez, más conocida como Utópica Irma por su blog La Utopía del día a día ¿Su quimera? Conservar TODOS los Palomares de León no cediendo en el empeño de que se conozcan todos ellos, que se respeten, que se valoren, que se conserven, que se restauren y que se disfruten ¿Por qué? Porque sabe, como sabemos tod@s que son una seña de identidad del Paisaje Cultural y del Patrimonio Etnográfico de la Cultura Tradicional.

La memoria, la identidad. Trabajar para que no desaparezcan, para que no se pierdan, para rescatar la tradición, el conocimiento, los saberes, las iconografías, las simbologías… Para ello, Irma Basarte, cuenta con la Asociación de Amigos de los Palomares de León y ahora presenta en el Museo Etnográfico Provincial de León, en el delicioso pueblo de Mansilla de las Mulas, parada y fonda del Camino de Santiago, su exposición itinerante, casi con alas, “Utopía en camino”. Allí estará hasta el 25 de junio. La Comunidad del Bosque acudirá una vez más a contemplarla y aprender el 24 de junio, tras una noche de San Juan en Palacios De Compludo, en la sede de Tyto Alba . Porque para nuestra Guía de Utopías y Palomares, es más que una exposición. Es el trabajo de años para crear un inventario de palomares. Un inventario para conocer, difundir, respetar y, también, amar.

Defender y restaurar, visibilizar y disfrutar los palomares es un bioindicador para defender otras utopías. Lo decimos siempre. Irma lo piensa así. Tenemos que defenderlo todo a la vez. Porque una utopía iniciada, transitada, allana la senda del resto de utopías posibles. Para Irma es importante que hoy entiendas que desentrañar el alma de estas construcciones, más allá de la materia, de su olor a barro y piedra, a paloma y palomino, a teja, pizarra y madera… despertará en nosotros nuevas sensaciones y emociones, siempre conmovedoras.

Como se conmueve la Comunidad del Bosque que hoy ha escrito para Irma Basarte… Ignacio Abella, Eloísa Otero, Raúl de Tapia que es Raúl Alcanduerca, Felipe Zapico Alonso, Gabriel García Márquez, Alce Negro y Gustavo Duch. Curando cicatrices como "El hombre sin sombra", pero iluminado, Mikel Erentxun, nuestro guía musical de hoy.

Así que estira tus extremidades superiores, despliega las alas en busca del horizonte, haz volar tus raíces y rescata la memoria que nos devuelve la identidad… Sin duda, territorio conmovido… ¡Arriba las alas y las ramas!

Milllllllllllllllll graciassss María José Parejo Blanco, es un placer formar parte de la Comunidad del Bosque.

Por cierto el hastag #UtopiaPalomaresR3 fue Treding Topic nacional

Arriba las alasssssssssssss, las ramas 
y  arriba la utopía...  
#Ubuntu

Post publicado en el periódico digital iLeon.com 




Irma Basarte10.-

Del palomar al plato #SalvemosLosPalomares

Del palomar al plato

El restaurante Lera, en Castroverde de Campos (Zamora), ha sido elegido el mejor de Castilla y León por la Academia de Gastronomía. Su propietario, Luis Alberto Lera, cocina un pichón estofado que se encuentra entre los mejores platos de caza del país. La creciente demanda de estas aves está consiguiendo, además, revitalizar los palomares tradicionales de Tierra de Campos, dinamizando así la economía local.

 

Hoy es una delicatesen y un producto caro. Hablamos del pichón, que ha pasado de ser un recuerdo de las costumbres alimenticias rurales del pasado a convertirse no solo en un fijo de los restaurantes más selectos, sino en una interesante alternativa económica en Tierra de Campos, una comarca repartida entre las provincias de Palencia, Valladolid, Zamora y León.

Y gracias a que el pichón está presente en los fogones de un Berasategui o de un Joan Roca, comienzan a revivir los palomares, esos gigantes de barro y silencio que se yerguen en la meseta castellana y cuyo origen se remonta a la dominación romana, según unos, o a la época de los vacceos, según otros.

Tierra de Campos es el territorio con mayor número y diversidad de estas edificaciones del mundo. Unas edificaciones que producen asombro al vislumbrarlas contra el horizonte de la estepa castellana. Todas sorprenden de un modo u otro, pero quizá las más llamativas sean las que imitan pagodas, lo que le otorga una rara y delicada sugestión de jardín zen a la llanura, sobre todo al atardecer y en primavera, cuando verdean los cebadales.

Ningún palomar es igual a otro. Unos fingen hechuras circulares; otros, rectangulares, cuadradas, poligonales incluso. Todos comparten, sin embargo, la orientación de sus portezuelas, que miran al sur, para evitar el cierzo. Bajo el tejado de madera y teja árabe, se abren las troneras, que permiten la entrada y la salida de las aves. En las rollizas paredes interiores de adobe o tapial, se incrustan minuciosamente los nidales. Y todo el conjunto se suele enjalbegar o pintar de blanco para atraer a las palomas, ya que el blanco «es el color con que se deleita principalmente esta especie de aves», según describía ya en el siglo I d.C. el famoso agrónomo romano Columela.

«La paloma siempre pone dos huevos», ilustra Félix de la Viuda, colombicultor que posee, en sus siete palomares tradicionales terracampinos, más de 150.000 madres para la cría del pichón bravío, de sabor muy suave. No en vano era el desayuno habitual de Carlos V en Yuste. Félix de la Viuda, además, es el propietario de la única industria del pichón bravío de España, en cuyo matadero de Cuenca de Campos (Valladolid) se sacrifican alrededor de 16.000 pichones al día. Pero ahora estamos en el interior de su palomar de Albires (León). «Si los dos pichones dirigen los picos hacia el mismo lado dentro del nidal, serán o bien machos o bien hembras los dos», prosigue De la Viuda. «Ahora bien, si uno mira en una dirección y otro en otra, uno será macho y el otro, hembra». El pichón medra y se desarrolla mejor en los palomares tradicionales que en las modernas naves avícolas. «El adobe y el tapial hacen que haya una temperatura más estable y más silencio, con lo que disminuye la carga de estrés que pudiera sufrir el animal», explica. «El pichón bravío se sacrifica cuando tiene entre 25 y 30 días. Su peso, una vez desplumado y eviscerado, oscila entre los 150 y 175 gr. El precio, 4 € la unidad». Félix de la Viuda vende unos 150.000 pichones anualmente. Una parte va a empresas de cetrería; otra, a la caza deportiva; el grueso de la producción, a restaurantes.

El mejor de Castilla y León

Uno de ellos es el Lera, elegido recientemente por la Academia de Gastronomía como el mejor de Castilla y León, un local en Castroverde de Campos (Zamora) regentado por el chef Luis Alberto Lera y en el que la caza, pero, sobre todo, el pichón estofado es el plato estrella. «El pichón va a estar siempre en nuestra carta por una simple cuestión de respeto culinario a la Tierra de Campos», afirma el cocinero. En la elaboración de este plato, «no usamos fondos», reconoce, «precisamente para mantener intacta la sutileza del sabor del pichón». El resultado es un manjar que invita a cerrar los ojos para recrearse en todos los matices gustativos y una salsa no menos elegante «que se puede incluso tomar a cucharadas».

Luis Alberto Lera es un hombre sencillo y humilde como los pichones que guisa y derecho y sin revueltas como esta llanura castellana que lo vio nacer hace casi 40 años. Renunció a trabajar en Madrid y se instaló en su pueblo natal, Castroverde de Campos. Conocedor de las limitaciones de tal elección, se sincera: «Yo vivo en una comarca con fecha de caducidad, y eso es muy duro». Pero por encima de la fama, de la iridiscencia de la actual burbuja gastronómica, de una cocina a menudo confinada en su propio narcisismo («hoy los cocineros parecen estrellas de cine», se burla), Lera ama su pueblo, el campo, los galgos, los palomares. Y, más aún, la cocina centenaria que ha sustentado a generaciones y generaciones de terracampinos. Su aspiración es convertirse en contemporáneo de lo inmemorial. Por eso, su cocina, hecha de tacto, respeto y exigencia, solo reconoce dos mandamientos: ser fiel a la gastronomía ancestral de Tierra de Campos, «aunque puesta al día», y rehuir la tentación de cualquier artificio innecesario. «La técnica es muy importante, pero si no mejora un plato tradicional, yo me quedo con la manera en que ese plato se ha elaborado siempre». Su restaurante es un lugar de culto del buen comer. Aparte de los 10.000 pichones estofados que sirve al año, Lera ofrece caza, caldereta de lechazo, bacalao al ajo arriero y platos de temporada, como el escabeche de níscalos. Su local recibe comensales no solo de las ciudades de alrededor, sino de A Coruña, Bilbao, Madrid, Barcelona… «Cada vez son más los que, además de venir a comer, pasan un fin de semana en el hotel rural que construimos en 2015». Lera admite que el premio recibido al mejor restaurante de Castilla y León ha supuesto una dosis de ánimo suplementario para seguir luchando por el medio rural, porque «el patrimonio cultural de los pueblos no solo son las iglesias, que, por cierto, se están cayendo a cachos, sino los chozos de las eras, los palomares y las recetas de cocina tradicionales, que también se están perdiendo. Por todo esto vale la pena luchar». 

Reportaje publicado en La Voz de Galicia

¡Ojalá los fogones de León también se impliquen, 
de este modo 
conseguiremos salvar los palomares de nuestra provincia!
#SalvemosLosPalomares

Irma Basarte10.-

Las 1.300 utopías de los palomares leoneses


del campo al museo etnográfico

Las 1.300 utopías de los palomares leoneses

Irma Basarte realiza el inventario más completo y actual de las ‘casas rurales’ de las palomas y hace un llamamiento a su conservación y protección para salvar un patrimonio de origen ancestral muy arraigado en la provincia de León .

 

ana gaitero | león
Lo que empezó como una nota utópica en su blog se ha convertido en el inventario más completo de palomares leoneses. Una obra con la que ha pateado León en los últimos siete años y que, a falta de un 10% de trabajo de campo, ha anotado la existencia, en pie o a punto de la ruina, de 1.300 ejemplares a lo largo y ancho del territorio provincial.

Es la primera fase de un ambicioso trabajo que incluye «grabar a los paisanos», recoger los testimonios de los propietarios más antiguos para conservar la memoria de lo que significaron estas ancestrales construcciones en las economías agrarias locales. Falta el tiempo y los recursos porque todo lo que ha hecho Irma Basarte Diez, fundadora de la Asociación de Amigos de los Palomares de León, ha salido de su tiempo libre y de su esfuerzo personal. «Nadie me ha subvencionado nada, pero no tengo problema», aclara.

Los palomares salieron de ‘La utopía del día a día’, nombre de su publicación en Internet, para convertirse en utopías esparcidas por toda la provincia. La publicación de Santiago Díez Anta, un ingeniero agrónomo que se interesó como nadie en León por los palomares, fue su guía inicial. «Jesús Celis, del ILC, fue quien me habló de don Santiago».

«Al pasar junto a estas joyas de la arquitectura popular leonesa, obsérvenlos con atención porque tal vez estén contemplando los últimos palomares de esta provincia», escribió el ingeniero hace casi tres décadas. «Falta un estudio y catalogación de los palomares», alertó. Anta realizó un inventario básico por pueblos y comarcas, del que se desprende que había entre 1.400 y 1.500 palomares en casi 300 pueblos de la provincia localizados sobre todo al sur de la capital y en las comarcas de Astorga, La Bañeza, La Cabrera y el Bierzo.

No obstante, también localizó ejemplares curiosos en Omaña, como el palomar de Bonella. Este es uno de los favoritos de quien sigue sus pasos 35 años después. «Es el pueblo de mi madre», señala Irma Basarte Diez, la utópica que se ha convertido en la defensora de los palomares leoneses, arropada en su momento por la etnógrafa Concha Casado Lobato (León. 1920-2016), que aceptó ser presidenta de honor de la asociación.

«Concha Casado además de ser defensora de la arquitectura popular, impulsó la restauración de los palomares de Cabrera», añade, a través de la Asociación de Amigos de La Cabrera. Los palomares cabreireses son de los más pequeños de la provincia y además de su forma circular destacan por su adaptación a la topografía, al estar construidos sobre laderas. Destacan sus tejadillos de pizarra negros sobre las construcciones pintadas de blanco.

Por el trabajo de Basarte se sabe que el palomar más antiguo de la provincia, que esté fechado, es el del monasterio de Carracedo, fechado en 1769. O que el más alto está en Mansilla de las Mulas y destaca por su torre de diez metros. Y que el más grande es uno que aún se conserva en Villacelama, con un cuerda o perímetro de 55,8 metros.

La mayor parte son de barro, hechos de tapial y adobe, pero también los hay de piedra y alguno hay que es de ladrillo. En cuanto a las formas, las hay muy variadas: circulares con o sin patio, rectangulares con o sin patio, cuadrados y poligonales, como el octogonal de Reliegos.
Muchos están coronados por troneras o sus tejados aparecen decorados con pináculos, cenefas o filigranas, o bien presentan formas que recuerdan a las construcciones orientales, como las pagodas chinas. Se cree que estos detalles son influencias del gusto por lo oriental que se propagó en España durante el siglo XIX.

La existencia de los palomares en León data, como mínimo, de época romana pues puede que ya los astures practicaran la cría de palomas. En este sentido Díez Anta, señala que Plinio a su paso por estas tierras del noroeste peninsular se sorprendió por la «existencia de torres y atalayas de barro de gran antigüedad» que bien pudieran ser palomares.

Los palomares llegaron a tener tal importancia, pero a la vez eran tan vulnerables al saqueo, que el rey Enrique IV concedió una ley para protegerlos en las Cortes de Castilla y León celebradas en Salamanca en 1465.Eran propiedad de los más pudientes.

La cría del pichón, que tuvo un valor gastronómico en España hasta finales del siglo XX, no era el único recurso que se obtenía del palomar. Además, estaban la palomina, que se usaba como abono para las tierras, y el plumón, que también tenía salida como relleno de almohadas, entre otras cosas. Riqueza inmaterial son los topónimos, vocablos y descripciones asociados a estas construcciones.
La despoblación, las concentraciones parcelarias y el cambio de los usos agrarios (las cosechadoras se llevan todo lo que antes era aprovechado en las tierras para las palomas y el uso de fertilizantes) además de la amenaza de las escopetas que ya denunció Santiago Díez Anta, han dejado los palomares sin sus milenarias habitantes y las construcciones, que requieren cuidados constantes, al albur de las inclemencias y del paso del tiempo. Para conservar este patrimonio Irma Basarte ve necesario que las ayudas del Instituto Leonés de Cultura para la conservación del patrimonio se abran a particulares porque, tal y como están, «sólo pueden optar a ellas juntas vecinales o ayuntamientos y los palomares en el 99% de los casos son de propiedad particular», precisa.

Sólo el palomar de Carracedo, recientemente restaurado con una donación de 24.000 euros de un matrimonio holandés a la Asociación de Amigos de los Palomares, y el del monasterio de Sandoval, cedido por 25 años a la junta vecinal de Villaverde de Sandoval, en el municipio de Mansilla Mayor, «pueden optar a estas ayudas con la normativa actual», precisa.

Así se lo espetó al presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, al inaugurar la exposición Palomares de León. Utopía en camino compuesta de fotografías, maquetas, unos nidales de adobe trasladados ad hoc y la reproducción del interior de un palomar, a modo de laberinto, que acoge el Museo Etnográfico Provincial hasta el 27 de junio.

Irma Basarte decidió invertir en estas fotografías los 1.500 euros del premio Palacio de Canedo a la restauración del patrimonio del Bierzo por la recuperación del palomar de Carracedo, que concedió a la asociación la Fundación Prada a Tope el año pasado. El palomar, que estaba en el limbo en cuanto a propiedad, ha pasado a ser patrimonio municipal. Ahora el Ayuntamiento de Carracedelo se ha comprometido a conservarlo y a que esté habitado por palomas.

Utopía tras utopía, ahora su reto es que cada uno de los 1.300 palomares que se conservan en León, algunos en franca ruina, sean restaurados y vuelvan a ser repoblados por parejas de palomas. «Dicen que la carne de pichón es exquisita y si los restaurantes se involucraran podría ser un revulsivo para volver a repoblar palomares. En Palencia ya hay restaurantes con el pichón como plato estrella», afirma.

Ella y su pareja, Miguel Pastrana Bermejo, pieza clave en la asociación y en el proyecto, también han querido poner su granito de arena a la conservación de los palomares. «Compramos uno en Santas Martas, lo restauramos y tenemos algunas parejas de palomas. Estamos muy orgullosos», comenta.
«Su exclusión del actual sistema de producción y mercado ha dado como resultado un generalizado deterioro de su estado de conservación, por lo que esta seña del paisaje se está viendo abocada a su desaparición de no ser por las utopías», comenta José Ramón Ortiz, director del Museo Etnográfico Provincial.

La exposición pretende sensibilizar a la población y exigir a los poderes sociales su conservación y restauración como «seña de identidad cultural y paisajística popular, de elementos no sólo de valor funcional sino patrimonial, histórico y cultural como son los palomares tradicionales de León», señala Ortiz.

A la exposición no le falta un toque lúdico, con el laberinto de nidales, y un guiño al palomar que fue la famosa ‘Mezquita de Ben-i-Mea’ en el corazón de León.

Publicado en el Diario de León

Irma Basarte10.-

 

El día de los museos



Las actividades se multiplican este jueves para celebrar el Día Internacional de los Museos, que tendrá su prolongación el próximo sábado en la Noche de los Museos con horarios más flexibles y programas especiales
Los museos de la capital y la provincia se visten este jueves ‘con sus mejores galas’ para celebrar su Día Internacional, que tendrá el próximo sábado su prolongación en la Noche de los Museos, que permitirá a los visitantes acudir en un horario diferente y ser partícipes de una programación especial.

Así, los museos dependientes de la Concejalía de Cultura, Patrimonio y Turismo del Ayuntamiento de León abrirán ese día hasta la una de la madrugada, tal es el caso de la Fundación Vela Zanetti, el Palacio del Conde Luna, el Centro de Interpretación del León Romano (Casona de Puerta Castillo) y la sala de exposiciones del Consistorio de San Marcelo. En algunos de ellos habrá actividades especiales, como la visita teatralizada ‘De Civitate Legio’ a las 22:00 horas en Puerta Castillo, su homóloga ‘Los protagonista del Reino’ a las 20:30 horas en el Palacio del Conde Luna, además de espectáculos musicales a las 19:00 y 23:00 horas, y un filandón y canciones a las 20:30 horas en San Marcelo.

El Musac celebra este jueves el Día Internacional de los Museos con una visita guiada (13:00 horas) al montaje de la exposición ‘Vacío perfecto’ que se inaugura este sábado, la proyección del documental ‘William Kentridge. Triunfos y lamentos’ (19:00 horas) y el espectáculo de poesía y danza ‘Alteridad’ a cargo de la compañía de artes escénicas Emesis colectiva creada en 2016 por Ángel Zotes y Ruth Oblanca.

El Museo de León presenta como exposición estrella ‘La mirada contemporánea’, que reúne fondos de la Colección Abanca sobre relevantes artistas de la segunda mitad del siglo XX, además del comentario de alumnos de arte de la ULE sobre tres piezas artísticas custodiadas por el museo.

Por su parte, La Fábrica de Luz de Ponferrada propone a las 11:30 horas la charla ‘La restauración de papel, el trabajo invisible’ a cargo de José Antonio Hernanz, restaurador del Instituto de Patrimonio Cultural de España.

La Diputación Provincial también se suma a esta efemérides programando una serie de actividades en el Museo Etnográfico Provincial que incluye un taller didáctico escolar de 12:00 a 14:00 horas a cargo de la monitora cultural del museo, una visita de puertas abiertas a sus instalaciones que dará comienzo a las 17:00 horas y que irá seguida de una visita guiada a su exposición permanente. Un busto de Concha Casado modelado por Charo Acera será la pieza del mes.

El sábado continuarán las actividades con una nueva jornada de puertas abiertas, talleres didácticos, una visita guiada a la exposición temporal ‘Palomares de León. Utopía en camino’, la conferencia de Luis Grau ‘Antropología y museos etnográficos: en una tierra de nadie, en una tierra de todos’ y un concierto. 

Noticia publicada en La Nueva Crónica
 
Irma Basarte10.-