Perdemos milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular ni su arquitectura tradicional. ¡Ojalá consigamos hacer realidad esta utopía! #SalvemosLosPalomares

Desde la Asociación de Amigos de los Palomares de León hemos adoptado el tilo número 47 de la calle Juan Thalamas Labandibar de Irún #ArribaLasRamas


El día que dejemos de considerar a los árboles como nuestros enemigos, ese día habremos aprendido a querer y a respetar la naturaleza y todo lo que nos rodea.

Desde la Asociación de Amigos de los Palomares de León hemos decidido adoptar un tilo, el tilo número 47 de la calle Juan Thalamas Labandibar de Irún.

El ayuntamiento de Irún planea talar 47 árboles sanos más en el camino a Behobia en la calle Juan Thalamas Labandibar frente al río Bidasoa. Hace dos meses, cortaron 7 en el mismo paseo.
En un informe del Ayuntamiento, se pide que se talen 47 árboles después de que un fuerte viento de diciembre causara la caída de 3 árboles.

La decisión es completamente desproporcionada. Estos árboles están sanos y son beneficiosos para el barrio de Artia. Absorben la contaminación de la carretera GI-636, eliminan la vista y el ruido de la carretera y dota a nuestro vecindario de zonas verdes.

Los 47 tilos se encuentran en la bahía de Txingudi, cerca del parque protegido de Plaiaundi, brindando refugio y protección a las aves cerca de ZEPA (Zona de Área Especial de Protección de Aves). Es la única ZEPA en Guipúzcoa, y es un sitio muy especial para las aves migratorias del extremo occidental de los Pirineos. Estos árboles se han vuelto de gran valor para la carretera de Bidasoa. Algunos de estos tilos 47 tilos que han estado creciendo durante 50 años.

Además de proteger a las personas y los vehículos, pedimos protección ambiental. Creemos que es posible tomar medidas menos dañinas para el medio ambiente, como la poda adecuada de los árboles, que no se ha hecho hasta ahora, así como varios sistemas para estabilizar los árboles y mejorar la estabilidad del suelo.

Por todo esto, pedimos que se haga un segundo informe y que se tengan en cuenta otras alternativas de actuación más verdes.

Han ampliado la campaña “Adopta un tilo” a los restantes 55 árboles de la alineación porque no está claro el futuro de todos ellos. De hecho, ya en el informe del ayuntamiento se plantea talar 4 de estos árboles.

¡Vamos a por los 102 tilos!

Desde aquí www.change.org/los47tilosdeirun puedes firmar para parar esta barbaridad.



 



Irma Basarte10.-

"Da pena verlos en Vogue, aquí ya no están de moda los palomares" #SalvemosLosPalomares

El Palomar Utópico restaurado. | IRMA BASARTE

Fulgencio Fernández | 02/04/2020
Da pena verlos en Vogue, aquí ya no están de moda" Patrimonio cultural Irma Basarte, "la utópica de los palomares", cuenta la situación de este "patrimonio pobre"; curiosamente un reportaje en la revista Vogue los ha puesto de actualidad, pero no cambia su negro futuro

 Los caminos de las utopías son tan inescrutables como admirables. Irma Basarte siempre quiso vivir en la España rural, allí se compró un terreno que tenía un viejo y abandonado palomar. Se propuso restaurarlo, aprendió las técnicas de trabajo, incluido el uso del barro, conoció las dificultades por las que atraviesan, vio más palomares caídos que restaurados... Todo apuntaba a que lo mejor era tirar la toalla, salvo que seas una utópica, e Irma lo es tanto que muchos han cambiado sus apellidos Basarte Díez por ‘La Utópica’. Fundó la Asociación de Amigos de los Palomares de León (Concha Casado es la Presidenta de Honor), inventarió y fotografió más de 1300 por toda la provincia, con el premio Palacio Canedo ha montado una exposición que lleva allí donde se la solicitan, pero... «la verdad es que no me he cansado de dicha utopía pero sí estoy desencantada, ahora mismo estamos moviendo nosotros mismos desde la Asociación la exposición de Palomares de León pero te das cuenta que dicha exposición sirve para que te digan que les gusta mucho tus fotos, el vídeo sobre palomares y las maravillosas maquetas de José Antonio Carbajo pero te das cuenta que los palomares en sí siguen tocados de muerte y no me canso de decir que no hago fotos para que gusten o no gusten si no para que nos demos cuenta que hay que restaurarlos y salvarlos y ves que todo el mundo va a lo suyo».

Portada de Vogue.
- ¿Y la utopía de inventariarlos y fotografiarlos todos?
- Está a punto de cumplirse, me quedan muy poquitos para dar por terminada esta utopía y pensaba salir en mayo y junio para inventariarlos y dar por terminado el inventario, pero te das cuenta que a nadie les importa este tipo de arquitectura tradicional, en fin siento pena porque detrás de cada palomar siempre hubo unas manos que los han construido y los han mimado para que llegasen a nuestros días y ahora mismo es como que todo nos da igual y me niego a ello».

Y en medio de esta realidad de cierta desesperanza aparece la revista Vogue y los encuentra atractivos como ‘telón de fondo’ para las espectaculares fotografías del reportaje. «Me hace gracia porque hubo gente que se alegró por ver sus adobes y tapiales en una revista de tal prestigio, pero a mí me dio pena mucha pena, porque «desgraciadamente en nuestra provincia los palomares hace muchos años que han pasado de moda». Y recuerda Basarte que «curiosamente en  2018 la revista National Geographic se puso en contacto conmigo para sacar un reportaje sobre los palomares tradicionales, fue como un regalo especial  y utópico para mi cumpleaños ya que fue en diciembre y tú sacaste en La Nueva Crónica un bonito reportaje titulándolo nada menos ‘La utopía viaja en paloma’ y tanto que viaja en paloma y más estos días que las palomas vienen a verme a la ventana de casa».

Reconoce que en medio de los contratiempos al ver el mal estado de muchos palomares también se han cruzado historias que bien la han animado en ese utópico camino que, en su caso, viaja en paloma. «Hace años los holandeses Hanneke y Ruud Loman desde Holanda se interesaron por mi utopía y a través de La Asociación Amigos de los Palomares de León restauramos el palomar del Monasterio de Carracedo, para llenarlo de palomas. En la actualidad gran parte de las palomas que habitaban en el Monasterio se han ido al palomar, como veréis las utopías sí se pueden hacer realidad e incluso gente de fuera se interesa por nuestro trabajo y por nuestro patrimonio».

Curioso, gente de fuera. Los holandeses citados, la revista Vogue, pero no han sido los únicos. «Hace unos meses un profesor francés jubilado se puso en contacto conmigo para que le diese información sobre los palomares de León e incluirlos en su libro de palomares, cosa que jamás ha hecho ninguna institución de León con nuestro trabajo hasta ahora, así que sí que podemos decir eso de ‘Nadie es profeta en su tierra y menos en León’».

Reconoce Irma que en su ya largo camino de utópica de los palomares ha pasado por etapas diferentes, incluso por modas. «Cuando empezó mi utopía (2011) a todos los medios de prensa les interesaba, imagino porque cada vez quedamos menos utópicos peleando por alguna que otra utopía, pero ahora es como que los palomares han vuelto  a pasar al olvido, bueno no del todo, sigue estando de moda gastarse una pasta en carteles señalizando dónde están los palomares pero luego no se miran para ellos ni para bien ni para mal, ya sabes la famosa moda de ‘La España vacía o la España vaciada’».

Ya se sabe los peligros que encierran las modas, y hay uno con el que Irma Basarte es intransigente, el de las fotos en redes sociales, el me gusta y a otra cosa. «Están de moda en los calendarios o fotos para las redes sociales ‘que molan mogollón’; pero yo no pongo fotos de palomares en ninguna red social, ya que no se merecen un ‘me gusta’ y al olvido y mira que tengo fotos de palomares, como para empapelar toda una utopía o dos si son pequeñas; en fin, las malditas modas, pero ahora en pleno confinamiento nos damos cuenta  que las semillas de hormigón no se comen y los que tengamos huerta seguiremos comiendo bien y sano, los que tengan palomares con palomas en breve podrán comer sus ricos pichones y así con todo...».

Irma Basarte. | ANA M. DÍEZ
- ¿Se pondrán de moda los pueblos?
- De moda ojalá no, pero reconocer su forma de vida sí. Antes la moda era irse a las grandes urbes ya que ser de pueblo es de ser «paletos», como nos llama la señora Díaz Ayuso a los de León, pero ser de pueblo o de León ciudad —que no deja de ser un pueblo grande— es todo un orgullo y no creo que pasemos de moda, ojalá nos demos cuenta y volvamos a esos orígenes que hemos ido perdiendo con el tiempo. Me temo que hasta que no aprendamos a querer y a valorar lo nuestro difícilmente podremos salvarlo, en este caso los palomares.

Y en ese punto está su utopía, de excesivo olvido de estas llamadas «arquitecturas pobres»; algo que tiene mucho que ver con la despoblación. «Los pueblos  y los palomares se están quedando huérfanos de paisanos y paisanas, y si ellos no los cuidan volverán a la tierra de donde han salido, hay que tener en cuenta que los palomares son la arquitectura pobre y ya sabes que en este siglo XXI lo que no da dinero a corto plazo ya no interesa. A los palomares desgraciadamente les está ocurriendo eso, lo mismo que a las bodegas, pajares y una lista interminable, la situación actual es muy crítica».

Pese a sus palabras no tira la toalla, jamás lo ha hecho. «Toda utopía tiene un soñador o soñadora detrás y ahora que un pequeño bicho como el coronavirus nos ha puesto en jaque a toda la población mundial, a lo mejor es hora de cambiar muchas cosas y una de ellas es volver a poner los pies en la tierra, porque debajo del asfalto siempre hay un huerto y donde hay tierra se puede cultivar. Creo que tenemos que dar un giro de 360º, comprar en el pequeño comercio del barrio porque si al frutero de mi barrio le va bien a mí también y si los restaurantes introducen dentro de sus cartas los pichones, quizás los palomares tengan un mejor futuro».

Y no es mal momento para creer en la resurrección de los palomares, justo ahora que el ILC ha publicado las ayudas de este año. «Y ahora es más fácil el acceso a estas ayudas, que se animen». 

Publicado: La Nueva Crónica de León



Irma Basarte10.-

El ILC destina 200.000 euros para salvar la arquitectura tradicional incluidos los palomares #SalvemosLosPalomares


El Palomar utópico de Santas Martas
La Diputación de León, a través del Instituto Leonés de Cultura (ILC), destinará 988.000 euros a restaurar el patrimonio y generar actividad cultural en los pueblos de la provincia. El Consejo Rector de la institución cultural, que encabeza el presidente de la Diputación, Eduardo Morán, aprobó ayer siete líneas de subvenciones en materia cultural. La principal novedad es la unificación de criterios en cuanto a formato, plazos y sistema de baremación con el objetivo de simplificar al máximo la burocracia para hacer más fácil la gestión de las ayudas. 

«Queremos facilitar al administrado el acceso a estas ayudas», ha señalado el diputado de Cultura, Arte y Patrimonio, Pablo López Presa, que ha destacado también que otra de las grandes novedades es que las pedanías vuelven a contar en las convocatorias del ILC y van a poder solicitar fondos para restaurar inmuebles de arquitectura tradicional o pendones que sean de su propiedad». 

Por partidas

El diputado ha concretado que el millón de euros resulta de la suma de los 100.000 euros destinados a la financiación de asociaciones culturales, un 25% más respecto a convocatorias anteriores y una mayor valoración para las que ejercen su actividad en localidades más pequeñas que se indicaba anteriormente; 150.000 euros para sufragar la organización de festivales o proyectos culturales de especial relevancia por su singularidad, su influencia supramunicipal, su trayectoria y su capacidad de congregar espectadores; 30.000 euros para la promoción de la música tradicional; 60.000 euros para subvencionar a bandas de música; 418.000 euros para 13 escuelas de música de la provincia; 30.000 euros para la restauración de pendones; y 200.000 euros destinados a la restauración de la arquitectura tradicional leonesa de palomares, hórreos, molinos, hornos comunales y pajares. Esta última línea de ayudas ha visto incrementado su presupuesto un 250% y ahora podrán solicitarla no sólo los ayuntamientos, sino también particulares y pedanías.

Publicado: Diario de León

Allá por el año 2017 cuando se inauguró la exposición de Palomares de León. Utopía en camino en el Museo Etnográfico Provincial de León tuve la oportunidad de comentarle al que estaba por entonces de Presidente de la Diputación de León que si las subvenciones para la restauración de los palomares no se les daba a los dueños, podían sacar una línea de mil millones de euros si querían, ya que nunca se iban a gastar un euro en dicha subvención, afortunadamente desde entonces dicha línea de subvenciones vuelve a poder ser solicitada por los propietarios de los palomares, que es lo suyo.

Irma Basarte10.- 

La Buena Mesa - De vides y palomares (27/01/2020) en La Cadena Ser #SalvemosLosPalomares


Esta semana en "La Buena Mesa" Juanjo Losada, del restaurante Pablo, Estrella Michelín en nuestra ciudad, reivindica el potencial culinario del pichón y sus posibilidades desde el punto de vista de la economía rural. Además, charlamos con Irma Basarte Diez presidenta de la Asociación de Amigos de Los Palomares de León para hablar sobre el estado de los palomares en la provincia de León.

Irma Basarte10.-

A la revista de moda Vogue la interesan los palomares #SalvemosLosPalomares

Villarín de Campos y Villalpando, paisajes zamoranos de moda en la revista Vogue.

Una colección para Loewe retratada en Zamora y en distintos rincones de la España rural protagonizan el número especial de febrero



Villarrín de Campos y Villalpando, paisajes zamoranos de moda en la revista Vogue 
 

Villarrín de Campos y Villalpando se han convertido en escenarios de moda de la revista Vogue. El paisaje zamorano de la España rural centra el número de febrero de la revista más conocida del mundo de la moda.

En concreto, la fotógrafa Anya Holdstock ha retratado en Villarrín de Campos la colección P/V 2020 de Jonathan Anderson para Loewe, cristalizada en diseños que mantienen el equilibrio entre vanguardia y tradición.

Vogue, la marca más famosa y autoridad del mundo de la moda, presenta en su número de febrero en el que también aparece Villalpando un número especial que interpreta y traslada algunos de esos valores a la idiosincrasia española, conjugando una visión de la moda internacional con paisajes y productos artesanos españoles y que conectan con las claves del nuevo lujo: sostenibles y exclusivos.



En un proyecto que nació a finales del verano del año pasado, el equipo de la cabecera española se puso como objetivo plasmar en un número especial un viaje por la España rural, y combinar la austeridad poética propia que hoy es tendencia en las pasarelas internacionales, para combinarla con la moderna impronta del trabajo de reconocidos fotógrafos como Álvaro Beamud, Txema Yeste, Martin Parr, Nacho Alegre, Anya Holdstock o David Gómez Maestre, entre otros.

Huyendo de un afán exhaustivo o enciclopédico, así como de las ciudades y de los tópicos, el número dibuja un retrato y una celebración de nuestros paisajes, pueblos y tradiciones desde una mirada genuinamente Vogue. Tal y como afirma su directora Eugenia de la Torriente, "este número no puede ni quiere ser una guía exhaustiva. Afortunadamente existen muchos más artesanos, diseñadores, pueblos, paisajes, lugares, recuerdos y sensaciones a lo largo y ancho de nuestra geografía de los que aquí tienen cabida. Nuestro deseo es que este número sea más bien una invitación. Un punto de partida para que cada uno trace su propio viaje histórico, biográfico y sentimental para descubrir la belleza, la emoción y el legado de nuestro país".

Con una portada fotografiada en Lanzarote, protagonizada por tres modelos españolas de tres generaciones, Inés Sastre, Marina Pérez y la top internacional del momento Miriam Sánchez, en las 210 páginas de este número especial aparecen desde artesanos de Irún (Guipúzcoa), Ricote (Murcia), Elda (Alicante), Tajueco (Soria), Mallén (Zaragoza), Ezcaray (La Rioja), a paisajes de Cabo de Gata (Almería), Fragas do Eume o Valdoviño en Galicia, Villarín de Campos (Zamora), Almazán (Soria), Acehúche (Cáceres), Camuñas (Toledo), Villalpando (Zamora), Castillejo del Meselón (Segovia), Torrubia del Castillo (Cuenca), Maceda (Ourense), Honrubia, Campo de Criptana y El Toboso de Castilla la Mancha.

Equipo de la sesión de fotos: 

Fotografía: Anya Holdstock
Estilista: Marta Bajo
Pelo: Manu Fernández
Maquillaje: Jose Belmonte
Modelo: Cynthia Arrebola 

Publicado: El Correo de Zamora 

Desgraciadamente en nuestra provincia 
los palomares hace muchos años que han pasado "de moda".
#SalvemosLosPalomares

Irma Basarte10.-

Normas para la buena explotación de un palomar #SalvemosLosPalomares

Gracias a María José Parejo, ya que desde El bosque habitado de Radio 3 se hizo eco de nuestros palomares y de nuestra utopía. 


Estamos perdiendo milenios en decenios, no podemos perder la cultura popular, ni su arquitectura tradicional #SalvemosLosPalomares

Lo primero de todo que hay que tener en cuenta, es tener claro el número de parejas de palomas que vamos a tener, hay que calcular dos nidos por pareja, aunque cada pareja ocupe un nidal, es frecuente que la segunda puesta tenga lugar antes de que pueda volar la puesta anterior.

No olvidar nunca que a la paloma la gusta anidar alto, primero ocupa los nidales más próximos a la cubierta, en nuestro palomar incluso anidan justo en un hueco que hay entre la cubierta y el alero, nunca anidarán  en nidos próximos al suelo.

De otoño a primavera es altamente recomendable echarlas de comer, es decir cuando en el campo no hay apenas comida para ellas  y el frío es intenso, nosotros siempre las echamos cebada, trigo, veza y algarroba, durante todo el año.

Otro tema que hay que tener en cuenta es que a las palomas las encanta el agua y la necesitan tambien para beber, procurar tener una pila de piedra en el exteriror  o si es dentro del palomar un bebedero que puedan beber agua pero no se las ensucie el agua. También es recomendable dejarlas un puñadito de sal.

Nunca descuidar la limpieza, ya que la falta de limpieza y la humedad pueden llegar a despoblarlo totalmente, una vez al año es recomendable desinfectarlo, dejándolo bien encalado.

Las ratas y otros roedores son sus peores enemigos, ya que pueden despoblarlo e incluso transmitir infecciones, pero como casi siempre la madre naturaleza pone a cada uno en su sitio y  las lechuzas consiguen combatir a estos enemigos, hasta hace poco mucha gente cada vez que veía una lechuza en su palomar las mataba, por favor respetarlas ya que ellas se encargarán de limpiarlo de roedores

Y por último ya os imaginaréis quien es el enemigo número uno de un palomar, me temo que el ser humano en este caso los cazadores, ya que hay feas costumbres que por mucho que pase el tiempo no se consiguen erradicar, afortunadamente cada vez son menos pero alguno queda.

"Y tengo yo un palomar, que de no estar derruido como está, daría cada año más de doscientos palominos y otras cosas que me callo..." que diría el Lazarillo de Tormes.  

Palomares tradicionales

Irma Basarte10.-